Diferencia entre revisiones de «Discusión:Comportamientos espaciales diferenciados»

De Atlas Nacional de España
Saltar a: navegación, buscar
Línea 1: Línea 1:
 
{{ANEMonografia}}
 
{{ANEMonografia}}
 
 
{{ANENavegacionCapitulo|estructura temática=[[La pandemia COVID-19 en España|Estructura temática]]|seccion=[[La pandemia COVID-19 en España]]|capitulo=Comportamientos espaciales diferenciados}}{{ANEIndiceCapitulo|colorcaja=#EFA824
 
{{ANENavegacionCapitulo|estructura temática=[[La pandemia COVID-19 en España|Estructura temática]]|seccion=[[La pandemia COVID-19 en España]]|capitulo=Comportamientos espaciales diferenciados}}{{ANEIndiceCapitulo|colorcaja=#EFA824
 
|indice=
 
|indice=

Revisión del 12:29 2 jun 2021

Plantilla:ANEMonografia


Estructura temática > La pandemia COVID-19 en España > Comportamientos espaciales diferenciados


Archivo:Localización áreas estudiadas.jpg
Localización de las áreas estudiadas. 2021. PDF. Datos

En las páginas precedentes ha quedado reflejada la incidencia dispar de la pandemia COVID-19 en España durante la llamada primera ola. La unidad de análisis y representación de esta diversidad ha sido mayoritariamente la provincia, un territorio extenso que encierra en su seno una condición física y humana a veces muy contrastada. En este apartado del atlas se desciende a una escala de mayor detalle, la metropolitana o municipal, e incluso dentro de esta se llega, en algunos casos, a unidades inferiores como los distritos municipales, barrios o secciones censales. Esta aproximación permite afinar algunas hipótesis de trabajo a la hora de buscar relaciones entre determinadas variables temáticas y el comportamiento espacial de la pandemia, aunque no cabe esperar conclusiones definitivas al respecto.

Una primera idea que parece desprenderse de la lectura de los mapas es la decisiva importancia del factor humano en la incidencia mayor o menor de los efectos sanitarios de la pandemia en el seno de las ciudades y áreas metropolitanas. La movilidad de la población, la renta familiar disponible, el nivel de paro, el peso del grupo de personas por debajo del umbral de la pobreza, el tipo de hábitat o la ubicación espacial de las residencias de población mayor son, entre otras, condiciones a tener en cuenta para calibrar mejor el impacto sanitario producido.

Un paso más se da en los ejemplos propuestos cuando se abordan índices de cariz integrador y señalan la peligrosidad, el riesgo o la vulnerabilidad en el seno del espacio urbano o metropolitano, sirviéndose para ello de unidades de análisis y representación espacial de mayor detalle como en algún caso son las se secciones censales.

Los ejemplos presentados son cinco. En los casos de las ciudades de Zaragoza y Málaga, la cartografía se ciñe al entorno municipal; en Galicia, se parte de una visión de conjunto de la comunidad autónoma para descender después a las ciudades de A Coruña, Ourense, Santiago de Compostela y Vigo, en las que se refleja la dispersión de los focos de contagio, presumiblemente ligada esa dispersión a la propia estructura del hábitat gallego y ubicación de residencias de mayores en las afueras de las ciudades.

En el caso de Barcelona y su entorno, se toma una triple perspectiva que va desde el contexto metropolitano, al propiamente municipal de la ciudad con sus distritos, e incluso se desciende a las secciones censales dentro de estos. Por último, en el ejemplo de Madrid, también se presta atención a una triple aproximación: la estrictamente municipal con sus distritos, la de las secciones censales en el seno de estos y la del territorio autónomo como marco más general.


Plantilla:ANEPaginaDescargasMonografia