Discusión:Comportamientos espaciales diferenciados

De Atlas Nacional de España
Saltar a: navegación, buscar


Logo Monografía.jpg

IGN (2021): La pandemia COVID-19 en España. Primera ola: de los primeros casos a finales de junio de 2020

Monografías del Atlas Nacional de España. Nuevo contenido


Estructura temática > La pandemia COVID-19 en España > Comportamientos espaciales diferenciados


HABITANTES A 1 DE ENERO DE 2020
MUNICIPIOS
A Coruña 247.640
Vigo 296.629
Ourense 105.643
Santiago de Compostela 97.848
Zaragoza 681.877
Barcelona 1.664.182
Madrid 3.334.730
Málaga 578.460
ÁMBITO SUPRAMUNICIPAL
Galicia 2.701.819
Área Metropolitana de Barcelona 3.339.279
Comunidad de Madrid 6.779.888
Fuente: Estadística del Padrón continuo 2020. INE. Se relacionan las ciudades y ámbitos supramunicipales que se analizan en los ejemplos contenidos en este capítulo. Figuran en el orden en el que aparecen en la publicación
Durante la llamada primera ola de la pandemia COVID-19 en España el impacto sanitario ha sido muy dispar espacialmente. En los capítulos precedentes, la unidad de análisis y representación de esta diversidad ha sido mayoritariamente la provincia, un territorio extenso que encierra en su seno una condición física y humana a veces muy contrastada.

En este capítulo de la monografía se desciende a una escala de mayor detalle, la metropolitana o municipal, e incluso dentro de esta se llega, en algunos casos, a unidades inferiores como los distritos municipales, barrios o secciones censales. Esta aproximación permite afinar algunas hipótesis de trabajo con suficiente fundamento a la hora de buscar relaciones entre determinadas variables temáticas y el comportamiento espacial de la pandemia, aunque, en esta nueva aproximación, no cabe esperar conclusiones definitivas al respecto.

Una primera idea que parece desprenderse de la lectura de los mapas y gráficos que se incluyen en este capítulo es la decisiva importancia del factor humano en la incidencia mayor o menor de los efectos sanitarios de la pandemia en el seno de las ciudades y áreas metropolitanas. La movilidad de la población, la renta familiar disponible, el nivel de paro laboral, el peso del grupo de personas por debajo del umbral de la pobreza, el tipo de hábitat o la ubicación espacial de las residencias de población mayor son, entre otras, condiciones a tener en cuenta para calibrar mejor el impacto sanitario producido.

Un paso más se da en los ejemplos propuestos cuando se abordan índices de cariz integrador y señalan la peligrosidad, el riesgo o la vulnerabilidad en el seno del espacio urbano o metropolitano, sirviéndose para ello de unidades de análisis y representación espacial de mayor detalle como en algún caso son las secciones censales.

Mapa de localización de las áreas estudiadas. PDF. Datos Interactivo.
Los ejemplos presentados son cinco como se puede ver en el mapa de Localización de las áreas estudiadas: Galicia, la ciudad de Zaragoza, Barcelona y su área metropolitana, la Comunidad de Madrid y la propia ciudad y, por último, Málaga. En los casos de las ciudades de Zaragoza y Málaga, la cartografía se ciñe al entorno municipal; en Galicia, se parte de una visión de conjunto de la comunidad autónoma para descender después a las ciudades de A Coruña, Ourense, Santiago de Compostela y Vigo, en las que se refleja la dispersión de los focos de contagio, presumiblemente ligada esa dispersión a la propia estructura del hábitat gallego y ubicación de residencias de mayores en las afueras de las ciudades.

En el caso de Barcelona y su entorno, se toma una doble perspectiva que va desde el contexto metropolitano, al propiamente municipal de la ciudad con sus distritos y barrios. En el ejemplo de Madrid, también se presta atención a una doble aproximaión: la estrictamente municipal con sus distritos y la del territorio autónomo como marco más general.

En los casos de las ciudades de Barcelona y Madrid, se ha elaborado un índice sintético de vulnerabilidad social, teniendo como unidad espacial de análisis a la sección censal. Se estima que ello puede contribuir a una mejor comprensión de la afección diferenciada de la pandemia en el territorio y en la comunidad humana que lo habita.


IDEAS CLAVE CONTENIDAS EN LOS EJEMPLOS PRESENTADOS EN ESTE CAPÍTULO

1. La estructura del poblamiento ha podido influir en el grado de afección de la pandemia al ser un elemento de contención del virus, cuando aquella muestra mayor dispersión social y, en definitiva, una menor intensidad del contacto físico.

2. No resulta arriesgado manifestar, aunque sea como hipótesis dotada con suficiente fundamento, que la pobreza y precariedad social han podido provocar en la primera ola de la pandemia, así como en las posteriores, más contagios y víctimas entre los más vulnerables.

3. La distinta capacidad de reducir la movilidad que hace uso básicamente de los medios públicos de transporte dentro del espacio urbano, ligada al tipo de trabajo desempeñado por determinados grupos sociales y a su condición económica más precaria, puede ser uno de los factores o condicionantes que parece han incidido en una afección de la pandemia más acusada.

4. El factor densidad demográfica en un entorno urbano tuvo, en la primera ola de la pandemia, una clara relación con la distribución del número de afectados, aunque no fue el único. Más bien, hay que acudir a un modelo multifactorial más complejo para tratar de encontrar un explicación satisfactoria.

5. A tenor de la respuesta ciudadana a una encuesta sobre la situación anímica de la población durante el confinamiento domiciliario en la gran ciudad, se ha detectado que, en determinados sectores urbanos con un grado de vulnerabilidad social alto, el número de respuestas de cariz positivo frente a la situación anímica vivida ha sido significativamente elevado lo que indica una alta capacidad de resiliencia en los mismos.

6. Otra hipótesis que parece vislumbrarse y reclama la atención de los especialistas es el diferente comportamiento de la pandemia según sexos. Los datos apuntan a un mayor impacto en los varones en cuanto a los hospitalizados, ingresados en UCI y fallecidos, a pesar de diagnosticarse como positivas un mayor número de mujeres. Este hecho parece evidenciar una mayor gravedad de los síntomas y repercusiones de la enfermedad en los hombres.


AUTORES.jpg
Texto: José Sancho Comíns. Véase la lista de participantes



BAJADA-01.jpg

Descarga de la Monografía La pandemia COVID-19 en España. Primera ola: de los primeros casos a finales de junio de 2020
Edición septiembre 2021