🍪
Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar los servicios que ofrece y optimizar la navegación. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Cambios

Saltar a: navegación, buscar

Geología

18 bytes añadidos, 22 julio
m
Texto reemplazado: «jpg|right|thumb|» por «jpg|right|thumb|300px|»
El macizo lbérico o Hespérico constituye el extremo occidental de la cordillera Hercínica (o Varisca) europea, y se extiende aproximadamente por la mitad oeste de la península ibérica, al norte del valle del Guadalquivir. Sus límites septentrional y occidental son áreas oceánicas (mar Cantábrico y océano Atlántico). Al este y sur se encuentran materiales mesozoicos y cenozoicos, bajo los cuales se hunden terrenos paleozoicos y precámbricos que constituyen este macizo, también llamado basamento. En este extenso territorio, formado sobre todo por rocas metamórficas e ígneas (España silícea), se pueden distinguir seis grandes unidades, con características estratigráficas y tectónicas distintas: Cantábrica, Asturoccidental-Leonesa, de Galicia Tras os Montes, Centroibérica, Ossa Morena y Sudportuguesa. Todos los terrenos que constituyen el macizo Ibérico están afectados por las orogenias Cadomiense y Hercínica o Varisca, desarrolladas durante el Proterozoico y el Carbonífero respectivamente.
[[Archivo:Espana Escala-de-tiempo-geologico 2003 tabla 16832 spa.jpg|right|thumb|300px|Tabla de escala de tiempo geológico. 2003. España.]]
Al este del macizo Ibérico, donde dominan las rocas sedimentarias, se extiende un amplio territorio formado por materiales mesozoicos y cenozoicos. El origen de este conjunto geológico es consecuencia de la orogenia Alpina. Este ciclo formador de cordilleras a nivel planetario construyó un buen número de sistemas montañosos en la Península, debido a que la subplaca ibérica quedó comprimida entre África y Eurasia, durante el periodo de apertura del océano Atlántico, y la evolución contemporánea del mar de Tethys. Este, antecesor del Mediterráneo, sufrió diversas etapas de distensión mesozoica y de compresión desde finales del Mesozoico y sobre todo durante el Cenozoico.
Los mapas geológicos representan la distribución espacial y temporal de rocas y estructuras de un determinado espacio. Los primeros mapas geológicos de España se remontan a la primera mitad del siglo XIX. Desde entonces, el Instituto Geológico y Minero de España ha producido toda una serie de ediciones, a distintas escalas, que han reflejado el mejor conocimiento disponible sobre este particular hasta la fecha de publicación del mapa correspondiente (ver ''[[:Archivo:Espana Mapa-geologico 2006 mapa 13971 spa.jpg|Mapa Geológico]]'').
[[Archivo:Espana Mapa-tectonico 2016 mapa 13967 spa.jpg|right|thumb|300px|Mapa tectónico. 2016. España. [http://centrodedescargas.cnig.es/CentroDescargas/busquedaRedirigida.do?ruta=PUBLICACION_CNIG_DATOS_VARIOS/aneTematico/Espana_Mapa-tectonico_2016_mapa_13967_spa.pdf PDF]. [http://centrodedescargas.cnig.es/CentroDescargas/busquedaRedirigida.do?ruta=PUBLICACION_CNIG_DATOS_VARIOS/aneTematico/Espana_Mapa-tectonico_2016_mapa_13967_spa.zip Datos]]]
Los mapas tectónicos destacan las principales estructuras que conforman la organización geológica de un territorio y ayudan a identificar las unidades geológicas más importantes en que se dividen las cordilleras, así como los terrenos formados por rocas antiguas (ver ''[[:Archivo:Espana Mapa-tectonico 2016 mapa 13967 spa.jpg|Mapa Tectónico]]''). En la península ibérica las unidades que forman la cordillera Varisca presentan una estructuración según unidades con una dirección predominante noroeste-sudeste, que en el extremo norte muestra una inflexión o giro, la Rodilla Astúrica. Estas unidades están afectadas por grandes fracturas de dirección predominante nordeste-sudoeste, formadas hacia el final de la orogenia Varisca, y que condicionan la orientación de una parte de la depresión del Guadiana o del propio Sistema Central.
La provincia volcánica del nordeste o Empordà-Selva-Garrotxa cubre unos 500 km<sup>2</sup> y consta de unos 100 puntos de emisión, si bien 30 de ellos ubicados en torno al municipio de Olot, son más recientes (Cuaternario, hasta hace 100.000 años), conservando su morfología original. El volcanismo mediterráneo se desarrolla tanto en forma de islas volcánicas (Columbretes, isla de Alborán) como en manifestaciones continentales distribuidas a lo largo del litoral de Almería y Murcia. Destaca el complejo de Cabo de Gata, de carácter calcoalcalino, con emisiones datadas en el Mioceno medio. Por último, el Campo de Calatrava se extiende por casi 200 km<sup>2</sup> y está formado por más de 170 edificios volcánicos de carácter basáltico profundo, algunos de ellos formados por emisiones freatomagmáticas explosivas; estuvieron activos durante el Plioceno y comienzos del Cuaternario.
[[Archivo:Espana Geologia-de-las-islas-Canarias 2016 mapa 13970 spa.jpg|right|thumb|300px|Mapa de geología de las islas Canarias. 2016. [http://centrodedescargas.cnig.es/CentroDescargas/busquedaRedirigida.do?ruta=PUBLICACION_CNIG_DATOS_VARIOS/aneTematico/Espana_Geologia-de-las-islas-Canarias_2016_mapa_13970_spa.pdf PDF]. [http://centrodedescargas.cnig.es/CentroDescargas/busquedaRedirigida.do?ruta=PUBLICACION_CNIG_DATOS_VARIOS/aneTematico/Espana_Geologia-de-las-islas-Canarias_2016_mapa_13970_spa.zip Datos]]]
'''Volcanismo canario'''. Aunque la edad y la evolución de volcanismo en el archipiélago son diferentes para cada isla, cabe diferenciar tres fases principales de evolución para todo el conjunto. Una fase inicial de crecimiento submarino tuvo lugar entre el Cretácico superior y el Mioceno, y sus materiales se identifican en la actualidad en las

Menú de navegación