Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar los servicios que ofrece y optimizar la navegación. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Cambios

Saltar a: navegación, buscar

Biogeografía

186 bytes añadidos, 22 julio
m
Texto reemplazado: «jpg|left|thumb|» por «jpg|left|thumb|300px|»
La biogeografía es la ciencia que estudia la distribución de las especies y las biocenosis sobre la Tierra, así como sus causas y relaciones de parentesco. También, teniendo en cuenta las áreas de taxones y sintaxones (corología), así como la información procedente de otras ciencias de la naturaleza (geografía, edafología, bioclimatología, geología, etc.), trata de establecer una tipología jerárquica de los territorios del planeta, cuyas unidades principales en rango decreciente son: reino, región, provincia, sector, distrito, comarca, célula de paisaje y tesela (Rivas-Martínez ''et al.'', 2007, 2011, 2017).
[[Archivo:Espana Regiones-biogeograficas 2007 mapa 14388 spa.jpg|left|thumb|300px|Mapa de regiones biogeográficas. 2017. España. [http://centrodedescargas.cnig.es/CentroDescargas/busquedaRedirigida.do?ruta=PUBLICACION_CNIG_DATOS_VARIOS/aneTematico/Espana_Regiones-biogeograficas_2007_mapa_14388_spa.pdf PDF]. [http://centrodedescargas.cnig.es/CentroDescargas/busquedaRedirigida.do?ruta=PUBLICACION_CNIG_DATOS_VARIOS/aneTematico/Espana_Regiones-biogeograficas_2007_mapa_14388_spa.zip Datos]]]
El '''reino''' es la unidad suprema de la biogeografía, por lo general pluricontinental y multinsular, en la que, además de consideraciones taxonómicas y de ecosistemas, entra en juego el origen de la flora y la fauna, la formación de los grandes continentes, las orogenias, así como los climas actuales y pretéritos. España pertenece al reino Holártico, que se caracteriza por una considerable uniformidad florística debido a la proximidad de las masas continentales en el hemisferio boreal hasta el Cuaternario y por una gran variedad climática que contribuye a la riqueza florística.
[[Archivo:Espana Regiones-fitoclimaticas 1990 mapa 13487 spa.jpg|right|thumb|300px|Mapa de regiones fitoclimáticas. 1990. España. [http://centrodedescargas.cnig.es/CentroDescargas/busquedaRedirigida.do?ruta=PUBLICACION_CNIG_DATOS_VARIOS/aneTematico/Espana_Regiones-fitoclimaticas_1990_mapa_13487_spa.pdf PDF]. [http://centrodedescargas.cnig.es/CentroDescargas/busquedaRedirigida.do?ruta=PUBLICACION_CNIG_DATOS_VARIOS/aneTematico/Espana_Regiones-fitoclimaticas_1990_mapa_13487_spa.zip Datos]]]
La '''región''' es un territorio muy extenso, formado por una agrupación de provincias biogeográficas que posee una flora o elemento florístico original en el que existen especies, géneros o incluso familias endémicas. Como se observa en el mapa ''[[:Archivo:Espana Regiones-biogeograficas 2007 mapa 14388 spa.jpg|Regiones biogeográficas]]'', la franja noroccidental de España corresponde a la región eurosiberiana y el resto de la Península y de las islas pertenecen a la región mediterránea. En el mapa se representan las subprovincias en que se subdividen estas regiones: seis eurosiberianas y catorce mediterráneas.
{{ANESubirArriba}}{{ANETextoEpigrafe|epigrafe=Vegetación}}
[[Archivo:Espana Formaciones-vegetales-potenciales 2009 mapa 15283 spa.jpg|right|thumb|300px|Mapa de formaciones vegetales potenciales. 2009. España. [http://centrodedescargas.cnig.es/CentroDescargas/busquedaRedirigida.do?ruta=PUBLICACION_CNIG_DATOS_VARIOS/aneTematico/Espana_Formaciones-vegetales-potenciales_2009_mapa_15283_spa.pdf PDF]. [http://centrodedescargas.cnig.es/CentroDescargas/busquedaRedirigida.do?ruta=PUBLICACION_CNIG_DATOS_VARIOS/aneTematico/Espana_Formaciones-vegetales-potenciales_2009_mapa_15283_spa.zip Datos]]]
Una '''formación vegetal potencial''' es aquella formación con vegetación madura y adaptada a las características ambientales (principalmente clima y suelo) de un territorio determinado. Estas etapas maduras se corresponden en muchos casos con formaciones boscosas (siempre que las condiciones de clima y suelo lo permitan), pero pueden ser también formaciones de matorral (por ejemplo, si no hay disponibilidad hídrica suficiente para que se desarrolle un bosque, como en el centro del valle del Ebro o en el sudeste peninsular) o también formaciones de pastizales (por ejemplo en las zonas de montaña en las que hace excesivo frío para que vivan las especies arbóreas o arbustivas). Así, el mapa ''[[:Archivo:Espana Formaciones-vegetales-potenciales 2009 mapa 15283 spa.jpg|Formaciones vegetales potenciales]]'' de España ofrece una imagen hipotética de cómo sería la vegetación si solo dependiera del clima y el suelo existente y el hombre no hubiera intervenido modificándola a lo largo de su historia. Es, en definitiva, un modelo, pero es muy útil y didáctico para entender mejor la relación con los factores naturales que explican la distribución de la vegetación en España y para conocer también hacia dónde evolucionaría posiblemente la vegetación si solo fuesen los procesos naturales los que actuasen y el hombre abandonara la explotación del territorio (abandono de cultivos, de pastoreo,...). El mapa se ha elaborado a partir del ''Mapa de Series de Vegetación'' del antiguo Ministerio de Medio Ambiente (Rivas Martínez, S. Coord. 1987) realizando una agrupación de las múltiples series de vegetación existentes con el criterio de reflejar los principales paisajes vegetales de España. Incluye también los límites de los grandes dominios bioclimáticos para facilitar las relaciones con otros factores.
[[Archivo:Espana Formaciones-vegetales-actuales 1997-2007 mapa 15284 spa.jpg|left|thumb|300px|Mapa de formaciones vegetales actuales. 1997-2007. España. [http://centrodedescargas.cnig.es/CentroDescargas/busquedaRedirigida.do?ruta=PUBLICACION_CNIG_DATOS_VARIOS/aneTematico/Espana_Formaciones-vegetales-actuales_1997-2007_mapa_15284_spa.pdf PDF]. [http://centrodedescargas.cnig.es/CentroDescargas/busquedaRedirigida.do?ruta=PUBLICACION_CNIG_DATOS_VARIOS/aneTematico/Espana_Formaciones-vegetales-actuales_1997-2007_mapa_15284_spa.zip Datos]]]
La '''formación vegetal actual''' es la que existe en el momento en el que se realiza la cartografía de la vegetación, y es el resultado combinado de la influencia de los factores naturales, pero sobre todo de la transformación que ha hecho el hombre sobre el paisaje vegetal potencial para poder vivir. Las formaciones vegetales actuales no coinciden en la mayoría de los casos con las formaciones vegetales potenciales, puesto que se corresponden con superficies de cultivos, pastizales o áreas urbanas totalmente controladas por el hombre o con otras formaciones vegetales que se corresponden con etapas de sustitución (matorrales, bosques más o menos intervenidos y degradados, repoblaciones, etc...) de la hipotética vegetación potencial que podría existir. Bien es cierto que, en algunas zonas, sobre todo en las áreas de montaña y en espacios protegidos, las formaciones vegetales reales son bastante similares a las potenciales (o al menos no son excesivamente diferentes) debido fundamentalmente a la escasa intervención del hombre sobre ellas.
|contenido= La altitud y la influencia de las corrientes marinas en el clima han condicionado la formación de diversos pisos de vegetación, muy contrastados por su fisionomía y la composición florística. Destaca la laurisilva, un bosque singular con árboles de hoja grande y perenne, desarrollado gracias a la presencia de un nivel de nubes, que aportan humedad elevada al ambiente de manera casi permanente. La insularidad ha conllevado la existencia de numerosas plantas endémicas en todos los pisos.
[[Archivo:Espana Perfil-de-vegetacion-del-Teide 2017 ilustracion 16623 spa.jpg|left|thumb|300px|Ilustración de perfil de vegetación del Teide (Santa Cruz de Tenerife)|300x300px]]
<font style="background-color:#ffffff; font-size:80%">'''1'''</font> <font style="font-size:80%">Matorral xerófilo basal: tabaibales y cardonales</font>
|contenido= El perfil sur-norte de la isla de La Palma permite situar espacialmente la diversidad de paisajes vegetales, desde los matorrales adaptados a un clima muy seco hasta la laurisilva, con frecuencia cubierta por la niebla. El pinar de pino canario es el bosque más extenso y presenta diversas manifestaciones, desde el pinar claro con un estrato arbustivo bajo, hasta el pinar denso o el pinar mixto con brezo y árboles del bosque termófilo o de la laurisilva.
[[Archivo:Espana Perfil-de-vegetacion-de-La-Palma 2017 ilustracion 16624 spa.jpg|left|thumb|300px|Ilustración de perfil de vegetación de La Palma (Santa Cruz de Tenerife). 2017. España.]]
|contenido= El conjunto de pisos de vegetación del Puig Major incluye la mayoría de los paisajes vegetales de la isla de Mallorca. La maquia de lentisco y palmito del piso inferior es una de las comunidades potenciales más extensas de la isla. Los encinares son abundantes en los sectores de montaña y donde los veranos son menos secos. La sequía, el frío y el relieve cárstico han condicionado el establecimiento de un matorral bajo y espinoso en las vertientes superiores.
[[Archivo:Espana Perfil-de-vegetacion-de-Puig-Major 2017 ilustracion 16622 spa.jpg|left|thumb|300px|Ilustración de perfil de vegetación de Puig Major (Illes Balears). 2017. España.]]
|contenido= Sierra Nevada es la máxima expresión ibérica de paisaje vegetal de montaña. Cuenta con una gran diversidad de pisos de vegetación, muy transformados por la actividad humana secular, desde las maquias del piso inferior litoral hasta los borreguiles de los pastizales culminares, y en medio una gran variedad de bosques condicionados por el clima y los suelos, como encinares, quejigares, melojares, pinares y sabinares, aparte de los matorrales de las vertientes superiores y sectores rocosos.
[[Archivo:Espana Perfil-de-vegetacion-de-Sierra-Nevada 2017 ilustracion 16619 spa.jpg|left|thumb|300px|Ilustración de perfil de vegetación de sierra Nevada (Granada). 2017. España.]]
|contenido= La sierra de Grazalema alberga un paisaje vegetal excepcional constituido por tres pisos de vegetación principales. La solana es dominio total del encinar, con matices aportados por las plantas acompañantes. La umbría es más compleja, con un piso inferior mixto de encinares y quejigares, y un piso superior dominado por el pinsapo, uno de los bosques más peculiares del sur de España. A ello hay que añadir la diversidad de matorrales y comunidades de roca.
[[Archivo:Espana Perfil-de-vegetacion-de-la-Sierra-de-Grazalema 2017 ilustracion 16629 spa.jpg|left|thumb|300px|Ilustración de perfil de vegetación de la sierra de Grazalema (Cádiz). 2017. España.]]
|contenido= Sierra Madrona, cadena montañosa de Sierra Morena, constituye un ejemplo de diversidad de paisaje mediterráneo de montaña media, donde los usos seculares han creado un mosaico de bosques y matorrales característicos, como alcornocales y encinares, a menudo en formación mixta con madroños y quejigos, en relación con la topografía, los suelos y los usos. Los jarales y brezales ocupan una superficie extensa. En las vertientes superiores, en especial en la umbría, dominan los melojares, que en altitud han sido sustituidos por matorrales y pastizales.
[[Archivo:Espana Perfil-de-vegetacion-de-Sierra-Madrona 2017 ilustracion 16625 spa.jpg|left|thumb|300px|Ilustración de perfil de vegetación de sierra Madrona (Ciudad Real). 2017. España.]]
|contenido= La altitud del Sistema Central ha permitido el establecimiento de extensos melojares en las vertientes medias. Por debajo del piso del melojar dominan los encinares, a causa de los veranos secos, y por encima los pinares de pino albar, y matorrales rastreros y pastizales debido al frío y la nieve. Los aprovechamientos seculares han transformado el paisaje reduciendo la superficie de los encinares y melojares y favoreciendo la extensión de los pinares y los matorrales.
[[Archivo:Espana Perfil-de-vegetacion-del-Sistema-Central 2017 ilustracion 16617 spa.jpg|left|thumb|300px|Ilustración de perfil de vegetación del Sistema Central. 2017. España.]]
|contenido= Penyagolosa alberga una gran diversidad de pisos de vegetación muy transformados por la actividad humana secular. En la actualidad dominan los matorrales y pinares, pero las encinas, los melojos y otros árboles serían también abundantes de manera natural. En el piso del encinar domina el pino carrasco y en el piso del melojar el pino albar. Entre ambos se localizan pinares de pino negral, a menudo en formación mixta con otros árboles.
[[Archivo:Espana Perfil-de-vegetacion-de-Penyagolosa 2017 ilustracion 16618 spa.jpg|left|thumb|300px|Ilustración de perfil de vegetación de Penyagolosa (Castellón). 2017. España.]]
|contenido= Peña de Francia es un conjunto montañoso típicamente mediterráneo con cierta influencia atlántica. De ahí la diversidad de paisajes vegetales, condicionada por la topografía y los suelos. En las solanas dominan los encinares y alcornocales y en las umbrías los melojares, con amplias franjas de bosque mixto. Incluso se localizan carballares sobre suelos profundos y ambientes frescos. La actividad humana ha transformado este mosaico y ha favorecido la extensión de los matorrales en las vertientes superiores.
[[Archivo:Espana Perfil-de-vegetacion-de-Pena-de-Francia 2017 ilustracion 16628 spa.jpg|left|thumb|300px|Ilustración de perfil de vegetación de peña de Francia (Salamanca). 2017. España.]]
|contenido= El Moncayo se sitúa en la franja de contacto entre la región mediterránea y la eurosiberiana, de ahí la gran diversidad de paisajes vegetales. Tanto los carrascales como los melojares y los hayedos ocupan una superficie notable y cada uno de estos bosques constituye un piso de vegetación bien definido. Los matorrales rastreros y los pastizales ocupan también una amplia superficie a causa de las condiciones climáticas que dificultan el desarrollo del bosque, pero parte de la extensión actual es resultado directa o indirectamente de los aprovechamientos forestales y pastoriles seculares.
[[Archivo:Espana Perfil-de-vegetacion-del-Moncayo 2017 ilustracion 16616 spa.jpg|left|thumb|300px|Ilustración de perfil de vegetación del Moncayo (Soria, Zaragoza). 2017. España.]]
|contenido= La Cerdanya es una depresión del Pirineo oriental rodeada de montañas elevadas. A pesar de su altitud, las vertientes medias e inferiores son secas por el efecto foehn, es decir, las masas de aire se vuelven secas a medida que descienden hacia el fondo de la depresión. Los pisos de vegetación ponen de manifiesto este fenómeno, matizado por la asimetría entre solana y umbría. Los abetales se localizan en algunas umbrías y los hayedos son excepcionales.
[[Archivo:Espana Perfil-de-vegetacion-de-la-Cerdanya 2017 ilustracion 16630 spa.jpg|left|thumb|300px|Ilustración de perfil de vegetación de la Cerdanya (Lleida, Girona). 2017. España.]]
|contenido= El Montseny es el macizo más elevado de las Cordilleras Costeras. La proximidad al mar y la presencia de masas de aire de brisa marina ascendentes dan lugar a la formación de nieblas en verano. Ello favorece el establecimiento de hayedos y abetales en pleno dominio mediterráneo, que colonizan totalmente las vertientes superiores. El resto del macizo está ocupado por un extenso encinar o por alcornocales que han sido favorecidos para el aprovechamiento forestal.
[[Archivo:Espana Perfil-de-vegetacion-de-Montseny 2017 ilustracion 16626 spa.jpg|left|thumb|300px|Ilustración de perfil de vegetación de Montseny (Barcelona, Girona). 2017. España.]]
|contenido= La Val d´Aran, de clima atlántico, alberga pisos de vegetación bien definidos, desde los bosques montanos inferiores hasta los prados alpinos. Destaca la asimetría de la vegetación en relación con la exposición: extensos hayedos y abetales en las umbrías y predominio de pinares de pino albar en las solanas.
[[Archivo:Espana Perfil-de-vegetacion-del-Val-d'-Aran 2017 ilustracion 16615 spa.jpg|left|thumb|300px|Ilustración de perfil de vegetación de la val d'Aran (Lleida). 2017. España.]]
|contenido= Los pisos de vegetación del Pirineo central manifiestan una marcada asimetría en relación con la exposición y el clima en general. Las vertientes meridionales, de carácter mediterráneo, más soleadas y secas, albergan carrascales y extensos pinares de pino albar. Las septentrionales, de carácter atlántico, más umbrías y frescas, hospedan abetales, hayedos y robledales propios de la vertiente atlántica y de Europa Central. La actividad humana ha acentuado estos contrastes favoreciendo las plantas adaptadas a ambientes secos.
[[Archivo:Espana Perfil-de-vegetacion-del-Pirineo-Aragones 2017 ilustracion 16614 spa.jpg|left|thumb|300px|Ilustración de perfil de vegetación del Pirineo aragonés (Huesca). 2017. España.]]
|contenido= Los Picos de Europa se levantan en medio del bioclima atlántico, caracterizado por la humedad siempre elevada y el predominio de bosques caducifolios dominantes en el oeste y centro de Europa, en especial hayedos, robledales y fresnedas; los encinares son excepcionales. Con la altitud, el frío y las nieves dificultan el bosque, y en su lugar dominan matorrales bajos y pastizales, que en la actualidad ocupan una extensión mayor a causa de la actividad humana.
[[Archivo:Espana Perfil-de-vegetacion-de-los-Picos-de-Europa 2017 ilustracion 16627 spa.jpg|left|thumb|300px|Ilustración de perfil de vegetación de los Picos de Europa (Asturias, Cantabria, León). 2017. España.]]
|contenido= Peña Trevinca se sitúa entre la región mediterránea y la eurosiberiana. En la vertiente gallega, orientada al norte, la vegetación potencial es de carácter atlántico, excepto en el fondo del valle del Sil con carrascales. En la vertiente castellana, excepto las laderas medias y superiores, abundan los elementos mediterráneos. Sin embargo, la vegetación actual está constituida sobre todo por matorrales con genistas y ericáceas, a causa de la intensa actividad pastoril secular.
[[Archivo:Espana Perfil-de-vegetacion-de-Pena-Trevinca 2017 ilustracion 16620 spa.jpg|left|thumb|300px|Ilustración de perfil de vegetación de peña Trevinca (Ourense, Zamora). 2017. España.]]
|contenido= Síntesis del paisaje vegetal de la franja costera de las llanuras litorales mediterráneas con dunas y lagunas. La sucesión espacial de la vegetación está en relación con la dinámica marina y las características topográficas e hidrológicas de la llanura litoral: contenido de sal, proximidad al mar, textura de la arena, compacidad de la duna, presencia de materiales finos, evolución de los suelos, salinidad del nivel freático y de la laguna e intervención humana.
[[Archivo:Espana Perfil-de-vegetacion-litoral 2017 ilustracion 16631 spa.jpg|left|thumb|300px|Ilustración de perfil de vegetación litoral. 2017. España.]]
<font style="background-color:#ffffff; font-size:80%">'''1'''</font> <font style="font-size:80%">Praderas de posidonia</font>
|contenido= Síntesis del paisaje vegetal de ribera con caudal superficial permanente. La sucesión espacial de la vegetación está en relación con la dinámica y el régimen del río, la amplitud y profundidad del nivel aluvial, el desarrollo de les terrazas, la topografía del entorno y la actividad humana. El paisaje es variable en el tiempo, en relación con la intensidad de las últimas crecidas del río. La regeneración natural es rápida.
[[Archivo:Espana Perfil-de-vegetacion-de-ribera 2017 ilustracion 16621 spa.jpg|left|thumb|300px|Ilustración de perfil de vegetación de ribera. 2017. España.]]
<font style="background-color:#ffffff; font-size:80%">'''1'''</font> <font style="font-size:80%">Encinar</font>
En España viven de forma espontánea más de 58.000 vertebrados e invertebrados terrestres y casi 4.200 marinos, algunos de ellos considerados endémicos, relictos, finícolas o raros: se han catalogado con diferentes grados de amenaza de cara a su protección, y están bajo alguna figura de protección al menos el 20% de los mamíferos y el 54% de los peces continentales que aparecen en España. En este sentido, el 31%, de los vertebrados que desarrollan su ciclo vital en España albergan un cierto peligro de desaparición, y cuentan con medidas de protección o de seguimiento. Tanto en el medio terrestre como en el marino es el grupo de los invertebrados el que mayor cantidad de especies tiene, con poco más de 60.000, pero aun siendo el más numeroso es al mismo tiempo el más desconocido; todavía en España se descubren al año cerca de 100 especies nuevas de invertebrados. Este desconocimiento repercute en su conservación y, aunque hoy en día se hacen esfuerzos para generar un mayor interés y conocimiento como el ''Atlas de Invertebrados Amenazados de España'', todavía la información que se posee sobre ellos es escasa.
[[Archivo:Espana Riqueza-de-vertebrados-terrestres 2015 mapa 15152 spa.jpg|right|thumb|300px|Mapa de riqueza de vertebrados terrestres . 2015. España. [http://centrodedescargas.cnig.es/CentroDescargas/busquedaRedirigida.do?ruta=PUBLICACION_CNIG_DATOS_VARIOS/aneTematico/Espana_Riqueza-de-vertebrados-terrestres_2015_mapa_15152_spa.pdf PDF]. [http://centrodedescargas.cnig.es/CentroDescargas/busquedaRedirigida.do?ruta=PUBLICACION_CNIG_DATOS_VARIOS/aneTematico/Espana_Riqueza-de-vertebrados-terrestres_2015_mapa_15152_spa.zip Datos]]]
En cuanto a la distribución de la riqueza faunística (ver mapa ''[[:Archivo:Espana Riqueza-de-vertebrados-terrestres 2015 mapa 15152 spa.jpg|Riqueza de vertebrados terrestres]]''), el grupo de los '''vertebrados terrestres''' presenta importantes diferencias y patrones espaciales. La mayor riqueza en número de especies se localiza en varios sectores. El primero, a caballo entre tres conjuntos montañosos: Pirineos (sector occidental), Cordillera Cantábrica (sector central y oriental) y Sistema Ibérico (sector septentrional); el segundo ocupa la sierra de Guadarrama y el tercero está situado en el sector oriental de los Pirineos. De entre todos ellos, destaca el primero, ubicado en la confluencia de los territorios de Navarra, La Rioja, Álava y norte de Burgos, donde se concentra el mayor número de cuadrículas de mayor riqueza. Esta situación no es casualidad, en él se da la transición entre las regiones biogeográficas eurosiberiana y mediterránea, en un contexto de sierras (Picos de Europa, la comarca de la Montaña Palentina, sierra de la Demanda, sierras de Urbasa, Andía y Aralar o los Montes Vascos) y numerosas confluencias hidrográficas (tramo alto río Ebro), que generan variedad de ecosistemas, hábitats y refugios para los vertebrados.
Por su parte, la riqueza de especies de fauna marina todavía está por conocer; la dificultad que entraña el conocimiento de la vida marina no permite plasmar su realidad espacial. Sin embargo, España cuenta con importantes áreas relevantes para las '''aves marinas''', bien representadas en el archipiélago balear e islas Canarias y en ambientes costeros como bahía de Cádiz, rías Baixas y costa da Morte en el Atlántico, o el delta de l´Ebre, bahía de Almería e isla de Alborán en el Mediterráneo. Además, existen espacios con presencia relevante de cachalotes y calderones, tortugas, tiburones o túnidos, como el sur de Fuerteventura y el denominado banco de la Concepción, al nordeste de la isla de Lanzarote, así como otros próximos a la Península, como el cañón de Avilés, de especial importancia para la anchoa y el calamar gigante, el espacio delta de l´Ebre-Columbretes con presencia de cetáceos o las montañas submarinas de Alborán, con poblaciones de delfines residentes. Todos ellos forman parte de la Red de Áreas Marinas Protegidas de España (RAMPE), que reúne los espacios protegidos en aguas bajo soberanía o jurisdicción española.
[[Archivo:Espana Principales-anfibios-endemicos 2015 mapa 15155 spa.jpg|left|thumb|300px|Mapa de principales anfibios endémicos. 2015. España. [http://centrodedescargas.cnig.es/CentroDescargas/busquedaRedirigida.do?ruta=PUBLICACION_CNIG_DATOS_VARIOS/aneTematico/Espana_Principales-anfibios-endemicos_2015_mapa_15155_spa.pdf PDF]. [http://centrodedescargas.cnig.es/CentroDescargas/busquedaRedirigida.do?ruta=PUBLICACION_CNIG_DATOS_VARIOS/aneTematico/Espana_Principales-anfibios-endemicos_2015_mapa_15155_spa.zip Datos]]]
El territorio español cuenta con un importante número de especies de fauna considerada endémica, en especial en grupos como los '''anfibios''' o los peces continentales. Los primeros muestran importantes concentraciones de especies endémicas en zonas compartimentadas o aisladas como Pirineos, es el caso del Tritón pirenaico (''Euproctus asper'') o la salamandra rabilarga (''Chioglossa lusitánica'') en la Cordillera Cantábrica. Ejemplo de ello, son los espacios insulares como Mallorca, que han dado lugar a una especiación particular por aislamiento o deriva; así, a partir de un ancestro común de sapo partero, se ha producido una evolución vicariante que ha originado especies diferentes: el sapo partero común (''Alytes obstetricans'') y el balear o ferreret (''Alytes muletensis''); mientras, en territorio peninsular, la compartimentación del relieve ha facilitado la diferenciación entre el sapo ibérico (''Alytes cisternasii'') y el bético (''Alytes dickhilleni'').
[[Archivo:Espana Principales-peces-continentales-endemicos 2015 mapa 15156 spa.jpg|right|thumb|300px|Mapa de principales peces continentales endémicos. 2015. España. [http://centrodedescargas.cnig.es/CentroDescargas/busquedaRedirigida.do?ruta=PUBLICACION_CNIG_DATOS_VARIOS/aneTematico/Espana_Principales-peces-continentales-endemicos_2015_mapa_15156_spa.pdf PDF]. [http://centrodedescargas.cnig.es/CentroDescargas/busquedaRedirigida.do?ruta=PUBLICACION_CNIG_DATOS_VARIOS/aneTematico/Espana_Principales-peces-continentales-endemicos_2015_mapa_15156_spa.zip Datos]]]
En lo que respecta a los '''endemismos ictícolas continentales''', el aislamiento entre cuencas fluviales permite procesos de especiación por pérdida de relación genética entre poblaciones y por tanto una evolución distinta al resto, configurando taxones únicos, además de endémicos. Este es el caso del jarabugo (''Anaecypris hispanica'') exclusivo de la cuenca media y baja del Guadiana o la pardilla (''Iberochondrostoma lemmingii''), de las cuencas del Tajo, Guadiana, Guadalquivir y Odiel. Un buen ejemplo de todo esto son los conocidos como barbos, con endemismos por toda la península, algunos de amplia distribución como el barbo común (''Luciobarbus bocagei'') en la cuenca del Duero y Tajo, o el barbo comizo (''Luciobarbus comizo'') en la cuenca del Tajo y el Guadiana, mientras que otros presentan una distribución más reducida como el barbo de montaña (''Barbus meridionalils'') en las cuencas gerundenses, el barbo de Graells (''Luciobarbus graellsii'') en la cuenca del Asón, Ebro y Ter, o el barbo cabecicorto (''Luciobarbus microcephalus'') en la cuenca del Guadiana, entre otros.
Otro sector destacado en ictiofauna continental endémica es la costa mediterránea, especialmente la levantina. Se trata de cauces cortos por la cercanía de sistemas montañosos a las costas, que configuran cuencas de drenaje pequeñas y aisladas, por lo que se han favorecido procesos de especiación y endemicidad. En esta situación se encuentran especies como el fartet (''Aphanius iberus'') distribuido por albuferas y marismas entre los aiguamolls del Alt Empordà y la albufera de Adra (Almería), o el samaruc (''Valencia hispanica''), distribuido en marjales entre el delta de l´Ebre y el golfo de Valencia.
[[Archivo:Espana Genero-Lepus 2015 mapa 15157 spa.jpg|left|thumb|300px|Mapa de género Lepus. 2015. España. [http://centrodedescargas.cnig.es/CentroDescargas/busquedaRedirigida.do?ruta=PUBLICACION_CNIG_DATOS_VARIOS/aneTematico/Espana_Genero-Lepus_2015_mapa_15157_spa.pdf PDF]. [http://centrodedescargas.cnig.es/CentroDescargas/busquedaRedirigida.do?ruta=PUBLICACION_CNIG_DATOS_VARIOS/aneTematico/Espana_Genero-Lepus_2015_mapa_15157_spa.zip Datos]]]
Por su parte, los mamíferos terrestres muestran en general una capacidad de movimiento y de migración mayor que la de los peces continentales, anfibios y reptiles, aunque varía según las especies. Así un juvenil de lobo (''Canis lupus signatus'') puede realizar desplazamientos de más de 50 km al día, mientras que otras especies limitan sus movimientos a centenares de metros o pocos kilómetros; este es el caso de los lagomorfos. Dentro de estos, en España se conocen cuatro especies de '''liebres''' que muestran una distribución y un reparto territorial muy particular, debido a su biología y etología contrastada. La liebre europea (''Lepus europaeus''), de mayor talla y peso, se distribuye por el noroeste peninsular, desde el extremo oriental del Pirineo, hasta el occidente asturiano y Picos de Europa, ocupando hábitats boscosos o de campiña pirenaica y cantábrica, y dejando los espacios abiertos y cerealistas peninsulares a su congénere más pequeño, la liebre ibérica (''Lepus granatensis''), endémica pero abundante en la península ibérica y también presente en Mallorca; es rara en los sectores ocupados por la liebre europea y por la de piornal (''Lepus castroviejoi''), de tamaño intermedio entre las dos anteriores, también endemismo ibérico, aunque sólo presente en los piornales y brezales de la Cordillera Cantábrica en un área muy reducida entre los Ancares y la sierra de Peña Labra. Por último citar la presencia en los territorios de Melilla y Ceuta de la liebre magrebí (''Lepus schlumbergeri''), similar en tamaño y peso a la europea y tendente a ocupar zonas de cultivos y matorral bajo más o menos cerrado
[[Archivo:Espana Grandes-lagartos-peninsulares 2015 mapa 15162 spa.jpg|right|thumb|300px|Mapa de grandes lagartos peninsulares. 2015. España. [http://centrodedescargas.cnig.es/CentroDescargas/busquedaRedirigida.do?ruta=PUBLICACION_CNIG_DATOS_VARIOS/aneTematico/Espana_Grandes-lagartos-peninsulares_2015_mapa_15162_spa.pdf PDF]. [http://centrodedescargas.cnig.es/CentroDescargas/busquedaRedirigida.do?ruta=PUBLICACION_CNIG_DATOS_VARIOS/aneTematico/Espana_Grandes-lagartos-peninsulares_2015_mapa_15162_spa.zip Datos]]]
Algo similar ocurre con los grandes '''lagartos''', tanto peninsulares como insulares, por razón de su capacidad de desplazamiento limitado. De esta forma, en territorio peninsular conviven hasta cuatro especies: el lagarto verde (''Lacerta bilineata''), el lagarto ocelado (''Lacerta lepida''), el lagarto verdinegro ''(Lacerta schreiberi)'' y el lagarto ágil (''Lacerta agilis''), con una distribución algo diferenciada. Mientras que el lagarto verde ocupa claramente la zona atlántica y septentrional de la Península, el ocelado lo hace en la mediterránea. En medio, en una franja transicional entre las dos, aparece el lagarto verdiamarillo, que mantiene una relación simpátrica con el ocelado, al sur, y con el verde al norte. Por su parte, el lagarto ágil sólo se distribuye por un pequeño sector del Pirineo, en concreto Andorra, Cerdanya y el Ripollès. No obstante, aparece en gran parte de Europa y Asia, de manera que en su área de distribución mundial muestra una relación simpátrica con el lagarto verde e incluso con el ocelado. Así, las poblaciones de este lacértido son finícolas meridionales en el territorio español.
Caso contrario es el de las islas Baleares, donde existen lagartijas endémicas (''Podarcis lilfordi'' y ''Podarcis pytyusensis'') pero no está presente ningún lagarto. También en las islas Columbretes aparece una especie de lagartija endémica exclusiva: la sargantana de las Columbretes (''Podarcis atrata'').
[[Archivo:Espana Distribucion-de-corzo-y-cabra-montes 2015 mapa 15161 spa.jpg|left|thumb|300px|Mapa de distribución de corzo y cabra montés. 2015. España. [http://centrodedescargas.cnig.es/CentroDescargas/busquedaRedirigida.do?ruta=PUBLICACION_CNIG_DATOS_VARIOS/aneTematico/Espana_Distribucion-de-corzo-y-cabra-montes_2015_mapa_15161_spa.pdf PDF]. [http://centrodedescargas.cnig.es/CentroDescargas/busquedaRedirigida.do?ruta=PUBLICACION_CNIG_DATOS_VARIOS/aneTematico/Espana_Distribucion-de-corzo-y-cabra-montes_2015_mapa_15161_spa.zip Datos]]]
Un ejemplo de distribución o reparto territorial particular es el que muestran los '''grandes cápridos''' de España. El más abundante y representativo es la cabra hispánica o cabra montés (''Capra pyrenaica''), endemismo peninsular que contaba con cuatro subespecies de las que dos: ''C. p. lusitanica'' y ''C. p. pyrenaica'' se extinguieron en el siglo XIX y finales del XX respectivamente. Hoy la cabra montés ocupa las grandes cadenas montañosas ibéricas, al encontrar en ellas los roquedos y pastos de necesarios para desarrollar todo su ciclo vital, aunque en los últimos años, sin la presión cinegética de antaño y sin predadores naturales, sus poblaciones se están incrementado y está aumentando su área de distribución, incluso fuera de las áreas tradicionales de montaña. En una situación muy similar se encuentra el rebeco, sarrio o gamuza (''Rupicapra pyrenaica'') que ocupa los pastos de altura y roquedos de la Cordillera Cantábrica y Pirineos. Ambas especies muestran hoy una distribución disyunta, de manera que parece existir un reparto de cordilleras. A estas dos especies se unen dos taxones de cápridos: el muflón (''Ovis aries'') y el arruí (''Ammotragus lervia''). El primero, originario de diferentes islas del Mediterráneo y Armenia, ocupa sectores serranos del Pirineo oriental, Sistema Ibérico meridional, Sistema Central, Béticas, Sierra Morena, así como otros sistemas montañosos menores o más modestos. El segundo, también introducido, es originario de las zonas desérticas escarpadas del norte de África y aparece en España en sierra Espuña, serranías de Murcia, Alicante y la isla de La Palma. En ambos casos, se trata de especies introducidas con objetivos cinegéticos que, aunque no han tenido excesivo impacto con respecto a las especies autóctonas, son considerados como posible vector de propagación de enfermedades como la sarna.
Dentro de la clase mamíferos y además de los grandes predadores más conocidos como lobo (''Canis lupus signatus''), y zorro (''Vulpes vulpes''), o lince ibérico (''Lynx pardinus'') y gato montés (''Felis sylvestris''), existen en nuestro territorio otras dos familias con importante representación. Se trata de los '''mustélidos''' y los '''vivérridos'''. Los primeros engloban especies tan interesantes como el tejón (''Meles meles''), la nutria (''Lutra lutra''), la garduña (''Martes foina''), la marta (''Martes martes''), el turón (''Mustela putorius''), el visón europeo (''Mustela lutreola''), el armiño (''Mustela erminea'') y la pequeña comadreja (''Mustela nivalis''). Entre los segundos sólo dos especies: la gineta (''Geneta geneta'') y el meloncillo (''Herpestes ichneumon''). Ambas pertenecientes a una familia que comparte una distribución originalmente a caballo entre el imperio indomalayo y el paleotropical, ocupando hábitats muy diferenciados en el territorio español. Así, mientras el meloncillo (una pequeña mangosta) se restringe al sector más meridional entre Andalucía y Extremadura, la gineta, de carácter más forestal, ha conquistado toda la Península pero también el centro y sur de Francia.
[[Archivo:Espana Principales-mustelidos 2015 mapa 15158 spa.jpg|right|thumb|300px|Mapa de principales mustélidos. 2015. España. [http://centrodedescargas.cnig.es/CentroDescargas/busquedaRedirigida.do?ruta=PUBLICACION_CNIG_DATOS_VARIOS/aneTematico/Espana_Principales-mustelidos_2015_mapa_15158_spa.pdf PDF]. [http://centrodedescargas.cnig.es/CentroDescargas/busquedaRedirigida.do?ruta=PUBLICACION_CNIG_DATOS_VARIOS/aneTematico/Espana_Principales-mustelidos_2015_mapa_15158_spa.zip Datos]]]
En el mapa de ''[[:Archivo:Espana Principales-mustelidos 2015 mapa 15158 spa.jpg|Principales mustélidos]]'', se puede observar la distribución de dos representantes de esta familia: al norte la marta (''Martes martes''), con una distribución reducida, mientras que la garduña (''Martes foina'') ocupa mayor superficie en España peninsular. Estos dos pequeños predadores, a pesar de su gran similitud en aspecto, muestran diferencias en sus preferencias de hábitats, mucho más selectiva la marta y más generalista la garduña. Mientras que la marta prefiere grandes superficies boscosas de montaña más húmeda (coníferas, bosques mixtos, hayedos, robledales…), la garduña prefiere ambientes más despejados, rocosos y formaciones boscosas mediterráneas, como encinares y robledales de hoja pequeña.
[[Archivo:Espana Aves-relictas 2015 mapa 15153 spa.jpg|left|thumb|300px|Mapa de aves relictas. 2015. España. [http://centrodedescargas.cnig.es/CentroDescargas/busquedaRedirigida.do?ruta=PUBLICACION_CNIG_DATOS_VARIOS/aneTematico/Espana_Aves-relictas_2015_mapa_15153_spa.pdf PDF]. [http://centrodedescargas.cnig.es/CentroDescargas/busquedaRedirigida.do?ruta=PUBLICACION_CNIG_DATOS_VARIOS/aneTematico/Espana_Aves-relictas_2015_mapa_15153_spa.zip Datos]]]
También destaca en la zoogeografía española la existencia de '''especies relictas''', asociadas a la alternancia en el pasado de periodos fríos y templados que provocaron movimientos migratorios de norte a sur en la fauna europea, en busca de territorios más favorables. Se trata de especies que en la actualidad ocupan áreas muy restringidas, pero que en tiempos pasados pudieron ser mucho más amplias, como el caso de la perdiz nival (''Lagopus mutus'') y el urogallo (''Tetrao urogallus''). Presentan una distribución reducida a las áreas más montañosas del Pirineo central y oriental en ambos casos y al sector centro-occidental de la Cordillera Cantábrica en el caso del urogallo. Al parecer, las fluctuaciones climáticas en el continente europeo pudieron provocar su llegada a la Península durante los periodos más fríos, ocupando entonces zonas similares a sus territorios más al norte. Sin embargo, durante los periodos templados vieron reducir su hábitat natural, teniendo que refugiarse en aquellos lugares donde se reproducían condiciones similares a sus territorios originales. Son por tanto verdaderas joyas vivientes que en la actualidad reciben fuertes presiones por los cambios de usos que confluyen en sus territorios y otros derivados del cambio climático; de ahí el grado de protección que tienen y el seguimiento que se hace de ellas en la actualidad.
Por último, la zoogeografía española no sólo se restringe a las especies terrestres. La propia configuración del territorio ibérico como una península y la existencia de dos grandes archipiélagos junto a un abundante número de islas e islotes más o menos aislados, da lugar a una extensa línea de costa y a una franja marítima del mar Mediterráneo, el Cantábrico y el océano Atlántico, que garantizan una gran biodiversidad marina. Tal y como puede observarse en la tabla ''Especies marinas'', el número de peces, mamíferos (cetáceos fundamentalmente), aves e incluso reptiles (quelonios o tortugas) es elevado, tanto más, si cabe, que el número de taxones terrestres.
[[Archivo:Espana Invertebrados-relictos 2015 mapa 15154 spa.jpg|left|thumb|300px|Mapa de invertebrados relictos. 2015. España. [http://centrodedescargas.cnig.es/CentroDescargas/busquedaRedirigida.do?ruta=PUBLICACION_CNIG_DATOS_VARIOS/aneTematico/Espana_Invertebrados-relictos_2015_mapa_15154_spa.pdf PDF]. [http://centrodedescargas.cnig.es/CentroDescargas/busquedaRedirigida.do?ruta=PUBLICACION_CNIG_DATOS_VARIOS/aneTematico/Espana_Invertebrados-relictos_2015_mapa_15154_spa.zip Datos]]]
El archipiélago canario, por su disposición relativamente lejana del continente africano y en medio del océano Atlántico, funciona como un «oasis» por constituir un punto emergido en medio del océano y coincidir en él los vientos alisios y la corriente del Golfo. En él se observan todos los años especies emblemáticas como el calderón común (''Globicephala melas''), calderon tropical (''Globicephala macrorhynchus''), delfín común (''Delphinus delphis''), orca (''Orcinus orca''), delfín mular (''Tursiops truncatus''), cachalote (''Physeter macrocephalus''), zifio de Blainville (''Mesoplodon densirrostris''), zifio de Cuvier (''Ziphius cavirrostris'') e incluso el mayor mamífero del mundo: el rorcual azul (''Balaenoptera musculus''). Pero también aparecen grandes ballenas en las costas peninsulares, especialmente en el cantábrico, como la ballena franca del norte (''Eubalena glacialis''), el rorcual común (''Balaenoptera physalus'') o la ballena jorobada (''Megaptera novaeangliae'').

Menú de navegación