Diferencia entre revisiones de «Sistemas de transportes y comunicaciones»

De Atlas Nacional de España
Saltar a: navegación, buscar
m (Protegió «Sistemas de transportes y comunicaciones» ([Editar=Solo administradores] (indefinido) [Trasladar=Solo administradores] (indefinido)))
m (Cambió el nivel de protección de «Sistemas de transportes y comunicaciones» ([Editar=Solo administradores] (indefinido) [Trasladar=Solo administradores] (indefinido)) [en cascada])
 
(No se muestra una edición intermedia del mismo usuario)
Línea 1: Línea 1:
 +
{{ANEEtiqueta
 +
 +
|palabrasclave=Sistemas de transportes y comunicaciones, sección del Atlas Nacional, sección VII, Transportes, Transporte por carretera, Transporte por ferrocarril, Transporte urbano, Transporte aéreo, Transporte marítimo
 +
Sistema de transportes, Comunicaciones, Información y comunicaciones
 +
 +
|descripcion=Introducción a la sección Sistemas de transportes y comunicaciones del Atlas Nacional de España
 +
 +
|url=http://atlasnacional.ign.es/images/4/44/Geoportal_Atlas_Nacional_de_Espa%C3%B1a.jpg
 +
 +
}}
 
{{ANEIndiceSeccion
 
{{ANEIndiceSeccion
  

Revisión actual del 07:35 16 abr 2019



Estructura temática

Introducción

«Europa ha sido y es paseada. Esto es fundamental. La cartografía de Europa tiene su origen en las capacidades de los pies humanos, en lo que se considera son sus horizontes. Los hombres y mujeres europeos han caminado por sus mapas, de aldea en aldea, de pueblo en pueblo, de ciudad en ciudad» (G. Steiner)

En efecto, Europa enraíza en sus caminos. Por ellos han circulado personas, mercancías, ideas, creencias y, en suma, desde ellos se ha construido una civilización que ha conformado buena parte de la sociedad actual en el mundo. Desde los caminos se han humanizado los territorios hasta crear unos paisajes empapados de cultura o como dice el mismo Steiner «a las costas, campos, bosques y colinas de Europa, desde La Coruña a San Petersburgo, desde Estocolmo hasta Messina, les ha dado forma, no tanto el tiempo cronológico como el humano e histórico».

Como es obvio, los caminos no han sido siempre los mismos. Desde los senderos de herradura a las actuales autovías; desde las cañadas, veredas y cordeles a los trazados del ferrocarril de alta velocidad; desde los tradicionales tendidos de las líneas del teléfono a la maraña de ondas electromagnéticas que nos circundan, la diversidad de posibilidades técnicas que la comunidad humana ha ingeniado ha sido amplísima, pero el propósito siempre fue el mismo: comunicar mensajes, transportar mercancías, hacer posible el tránsito de personas y, en suma, trabar unos lazos de intensa relación entre unos territorios y otros, entre unas personas y otras.

En los dos temas de esta sección, se aborda este aspecto fundamental en el devenir de cualquier país. En Transportes, se hace con una pormenorizada disección de los medios e infraestructuras que hoy tiene a su alcance la sociedad en España. La red de carreteras, la intensidad del tráfico que soportan y el parque automovilístico constituyen el primer eslabón; la red ferroviaria le sigue con el tránsito de viajeros y los tiempos cambiantes empleados en esa movilidad; el transporte urbano, centrado en las áreas metropolitanas; los aeropuertos con el correspondiente tránsito de pasajeros y mercancías; el transporte marítimo con la atención debida a los cambios recientes del movimiento de contenedores, pasajeros, turistas; y, por último, la presentación de los corredores europeos de la red TEN-T de carreteras y ferrocarriles y la posición de las grandes plataformas logísticas son, entre otros, aspectos esenciales tratados en este tema.

La sección se completa con un tema dedicado a las Comunicaciones en el que se percibe claramente el impacto que están causando las nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC). Las empresas se han incorporado decididamente al uso de las TIC, siendo ya un medio ineludible en la gestión, comercialización de sus productos y difusión de sus perfiles. Los hogares españoles poseen ya un alto porcentaje de conexión a internet y hacen un uso habitual de medios como telefonía, televisión, ordenador o libros electrónicos. Los medios de comunicación impresos y electrónicos han tenido una dinámica acorde con los tiempos, experimentando un crecimiento notable los segundos. Por último, es muy interesante la presentación que se hace en la postrera parte del tema con una muestra de mapas que cartografían el empleo en los distintos subsectores de las comunicaciones: publicidad, correos, programación de radio y televisión, telecomunicaciones e información.

Puede que esta sección del Atlas Nacional de España del siglo XXI sea la que posea la mayor potencialidad de cambio en los próximos decenios. El acierto en el uso de las nuevas tecnologías asegurará un porvenir mejor y cimentará nuevos horizontes para una comunidad humana que, sin olvidar sus raíces, se dispone a acoger lo nuevo sensatamente.