Diferencia entre revisiones de «Medio natural»

De Atlas Nacional de España
Saltar a: navegación, buscar
m (Cambió el nivel de protección de «Medio natural» ([Editar=Solo administradores] (indefinido) [Trasladar=Solo administradores] (indefinido)) [en cascada])
 
Línea 1: Línea 1:
 
{{ANEEtiqueta
 
{{ANEEtiqueta
  
|palabrasclave=medio natural, sección del Atlas Nacional, sección II
+
|palabrasclave=medio natural, sección del Atlas Nacional, sección II, Estructura terrestre y formas de relieve, Geofísica, Geología, Geomorfología, Clima y agua, Clima, Aguas continentales y marinas, Biogeografía y suelos, Biogeografía, Suelos
  
 
|descripcion=Introducción a la sección Medio natural del Atlas Nacional de España
 
|descripcion=Introducción a la sección Medio natural del Atlas Nacional de España

Revisión actual del 07:22 16 abr 2019



Estructura temática

Introducción

El medio natural puede contemplarse como el escenario físico en el que la comunidad humana ha vivido a lo largo de milenios en nuestro planeta Tierra. Este complejo natural ha suministrado recursos suficientes para que la población progresara en términos cuantitativos y el ingenio humano descubrió y aplicó los modos de aprovecharlos, asegurando la supervivencia y el desarrollo social y económico. Bien es cierto que, unas veces, la sensatez y el buen cuidado presidió esa ineludible relación entre la comunidad humana y la naturaleza; otras veces, el comportamiento del hombre fue más agresivo y depredador, dejando su negativa impronta en el medio objeto de aprovechamiento.

Este binomio naturaleza-comunidad humana no debe ser entendido como antagónico, como destinado irremediablemente a una lucha entre dos agentes que, ajenos el uno respecto al otro, no tienen más salida que el sometimiento o el dominio. La comunidad humana también es naturaleza y, por consiguiente, ambas se encuentran entretejidas hasta el punto de influirse mutuamente de manera decisiva. Nunca podremos entender nuestra propia historia sin un conocimiento bien fundamentado del contexto natural en el que se desarrolló. Tampoco comprenderemos suficientemente bien la coyuntura socioeconómica de España, ni su evolución reciente, sin entender, como es debido, nuestra geografía física y posicionamiento planetario.

Eso es precisamente lo que hacemos en esta sección, dedicando dos temas al complejo natural abiótico y uno al biótico. El discurso cartográfico se arma sobre una secuencia tradicional en la que, en primer lugar, se aborda la presentación de los temas propios de la geofísica (gravimetría, geomagnetismo y sismología) con lo que el lector tiene una información precisa sobre la dimensión, entorno exterior, estructura interna y composición de la Tierra y los procesos dinámicos a los que está sometido nuestro planeta, y especialmente España. A continuación, en ese mismo tema, toma protagonismo la geología con los mapas cronoestratigráfico y tectónico de España, cerrando el tema el estudio de la epidermis o topografía de nuestro solar y la gran diversidad de modelados que los geomorfólogos han sabido diferenciar y explicar.

El tema Clima y agua está dedicado al clima y las aguas continentales y marinas. En más de cuarenta mapas y bastantes gráficos se hace un análisis pormenorizado del comportamiento climático e hidrográfico, la regulación de las aguas continentales y algunas características de las marinas. En suma, un desglose muy exhaustivo que no queda en lo meramente analítico, pues la cartografía muestra también las tipologías de tiempo y clima y las propias a la diversidad de regímenes de los ríos españoles.

La Biogeografía y los suelos integran el siguiente tema. Las condiciones naturales vistas en temas anteriores han acogido la vida vegetal y animal, trabando unas y otras firmes lazos hasta crear ecosistemas complejos y diversos que tapizan nuestro solar. Un triple propósito ha guiado el trabajo de los especialistas en la presentación de todo lo referente a la vegetación: mostrar la diversidad y contrastes del tapiz vegetal de España; comparar el recubrimiento potencial fruto de las condiciones bioclimáticas y biogeográficas con la ocupación real del suelo una vez que la comunidad humana ha intervenido; por último, elaborar una serie de perfiles de vegetación que resultan enormemente expresivos de la variación altitudinal, la diferente exposición solar y el predominio de la influencia continental o marina. El suelo, hijo del sustrato, la intemperie y, no pocas veces, la intervención humana es tratado en la última parte del tema. Cabe señalar la aportación del mapa de suelos como muestra de la diversidad edáfica que tiene nuestro país.