Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar los servicios que ofrece y optimizar la navegación. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Cambios

Saltar a: navegación, buscar

Discusión:Defensa

8 bytes eliminados, 12:43 13 sep 2019
sin resumen de edición
La política de defensa se organiza en torno a tres pilares fundamentales: la Ley Orgánica 5/2005 de Defensa Nacional, la Directiva de Defensa Nacional y la Estrategia de Seguridad Nacional. El mando de la estructura operativa de las Fuerzas Armadas y la conducción estratégica de las operaciones militares corresponde al Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD). Bajo este paraguas jurídico se busca asegurar una España fuerte que contribuya a la estabilidad, a desarrollar la coordinación de los instrumentos de los diferentes departamentos y a mantener un nivel nacional de disuasión suficiente.
Las Fuerzas Armadas, integradas en el Ministerio de Defensa, constituyen una entidad única, integrando el Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire. El cumplimiento de las misiones de las Fuerzas Armadas y el desarrollo de su contribución complementaria o subsidiaria de interés público responde a las necesidades de la sociedad civil y a las demandas de los compromisos internacionales. Ello requiere realizar diferentes tipos de operaciones, tanto en territorio nacional como en el exterior, que pueden conducir a acciones de prevención de conflictos o disuasión, de mantenimiento de la paz, actuaciones en situaciones de crisis y, en su caso, de respuesta a la agresión. <br><br><br><br><br><br><br><br><br><br><br><br><br>
{{ANEAutoria|Autores=Ángel Pueyo Campos, Nuria Esther Pascual Bellido}}
En 2006 se reestructuraron las Fuerzas Armadas para adecuar su organización al número de efectivos disponibles. Esto supuso la concentración de las unidades en un menor número de las mismas y también de instalaciones militares, la actualización de normas y procesos, la reducción de los niveles administrativos, la supresión de estructuras redundantes y la potenciación de las capacidades de las fuerzas mediante tecnologías avanzadas. La nueva organización de la Fuerza tiene una estructura más simplificada, con las brigadas como elemento principal, y potencia a las unidades ligeras con mayor capacidad de movilidad y proyección. Aunque hay una cierta equidistribución y especialización de las instalaciones, estas se concentran principalmente en la capital de España, las grandes ciudades, y particularmente las provincias del sur de España.
Por otra parte, y en el contexto actual de contención del gasto, la modernización se ha convertido en el reto para dotar a los ejércitos de los medios necesarios y el nivel óptimo de operatividad y seguridad. Actualmente la estrategia de I+D del Ministerio de Defensa contribuye a la consecución de las capacidades militares, dotando a las Fuerzas Armadas de sistemas de armas y equipos con el nivel tecnológico óptimo y las características más adecuadas para sus futuras misiones. Entre los programas de modernización en marcha se encuentran los aplicados a medios navales, tales como las fragatas F-100, los buques de acción marítima (BAM) y el submarino S-80. España también trabaja, en colaboración con otros países europeos, en el caza «Eurofighter», el avión de transporte militar A-400M o los helicópteros Tigre y NH-90. Paralelamente, pretende fomentar y promocionar la competitividad de la Base Industrial y Tecnológica de la Defensa, con el fin de desarrollar capacidades industriales y tecnológicas necesarias y esenciales para la defensa. Actualmente, hay 11 Programas Especiales de Armamento, y parte de esta modernización se coordina desde la Subdirección General de Planificación, Tecnología e Innovación para la incorporación de nuevas armas, sistemas de protección, electrónica, drones, robótica, óptica, realidad aumentada o ciberdefensa. <br><br><br><br><br><br><br><br><br><br><br><br>
{{ANEAutoria|Autores=Ángel Pueyo Campos, Nuria Esther Pascual Bellido}}

Menú de navegación