Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar los servicios que ofrece y optimizar la navegación. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Cambios

Saltar a: navegación, buscar

Cultura

No hay cambio en el tamaño, 14:15 5 dic 2019
sin resumen de edición
</ul></div>
Una de las categorías más significativas en el patrimonio cultural español es la representada en el mapa ''[[:Archivo:Espana Conjuntos-historicos 2015 mapa 14464 spa.jpg|Conjuntos Históricos]]'', en cuanto que esta agrupa a todos los bienes declarados como monumentos históricos-artísticos en una determinada localidad y no se limita a elementos aislados presentes en el territorio. En el caso de España, se reconocen casi ochocientos conjuntos cuya localización prima las comunidades autónomas de Castilla y León (sobre todo en las provincias de Burgos, Valladolid y Palencia) y Andalucía (con especial relevancia de Cádiz, Huelva, Jaén y Sevilla). Las islas que componen el archipiélago balear junto con Santa Cruz de Tenerife son referentes indispensables en esta categoría, ya que en ellas se encuentran algunos de los parajes emblemáticos del patrimonio español. Las provincias catalanas y Castellón de la Plana completan esta distribución, esbozando con claridad un eje mediterráneo que recuerda la importancia de ese litoral en el transcurso de la historia de la península ibérica. Dos ejes más cobran protagonismo propio en el [[:Archivo:Espana Conjuntos-historicos 2015 mapa 14464 spa.jpg|mapa]] de los conjuntos históricos: el del Cantábrico (tanto en Cantabria como en Asturias) y el litoral atlántico gallego (A Coruña y Pontevedra). Finalmente, Ceuta o Cáceres son algunos de los municipios que destacan por su enorme potencial.[[Archivo:Jardines del palacio real de la Granja de San Ildefonso, Segovia.jpg|thumb|left|Imagen de los jardines del palacio real de la Granja de San Ildefonso, Segovia]]
[[Archivo:Biblioteca del Real Sitio de San Lorenzo de El Escorial, Madrid.jpg|thumb|right|Imagen de la biblioteca del Real Sitio de San Lorenzo de El_EscorialEl Escorial, Madrid]]
La revisión del patrimonio cultural español da lugar a cartografías dispares según sea la tipología de bienes que se considere. El mapa ''[[:Archivo:Espana Monumentos-y-castillos 2015 mapa 14446 spa.jpg|Monumentos y castillos]]'' resulta el más completo cuando se visualiza la localización de los monumentos y se observa su distribución a nivel municipal. Los monumentos son aquellos bienes inmuebles que constituyen realizaciones arquitectónicas o de ingeniería, siempre que tengan interés histórico, artístico, científico o social. En esta categoría se incluyen castillos, torres y murallas, iglesias, monasterios, conventos y otras edificaciones de índole religiosa, cuevas, abrigos o monumentos megalíticos así como palacios, casas urbanas, molinos y otros edificios que por su valor han obtenido el reconocimiento de monumento. Su distribución territorial revela una acentuada presencia en la vertiente mediterránea del país, con una nutrida representación en Illes Balears (basada en una concentración de monumentos propios de la Prehistoria, tanto en Menorca como Mallorca) y Cataluña, donde castillos e iglesias aparecen como principales elementos. Esta fuerte implantación se extiende por el resto de la costa levantina y sigue hasta la Región de Murcia y Albacete. Moratalla, Lorca, Jumilla, Cieza o la misma Murcia son ejemplos de esta situación en la provincia murciana, mientras que las solanas y torcales de Nerpio o las cuevas y abrigos de la de Alpera, ambos en la provincia de Albacete, explican la relevancia de estas provincias en el conjunto del país. La comunidad andaluza es otra de las áreas que dispone de gran cantidad de monumentos, con Granada, Málaga y Cádiz como principales protagonistas, pero también con representación de la red de ciudades tanto de Andalucía oriental y occidental. Así sucede no sólo en las capitales provinciales sino también con municipios como Carmona, Jerez de la Frontera, Vélez-Blanco, Antequera, Úbeda, Baeza, Quesada o Priego de Córdoba. Las provincias castellanas y extremeñas se caracterizan por una mayor polarización territorial de la oferta, resultante de un desequilibrio en la ubicación de monumentos en las capitales provinciales. A ellas cabe sumar ciudades que completan la geografía monumental de España como Talavera de la Reina, Mérida, Toro, Medina del Campo o Aguilar de Campoo. Además de los núcleos aislados, el [[:Archivo:Espana Monumentos-y-castillos 2015 mapa 14446 spa.jpg|mapa]] de los monumentos y castillos traza un eje a lo largo del Cantábrico, donde Asturias y Cantabria destacan por el protagonismo de sus cuevas y restos prehistóricos. En el norte, Gipuzkoa, con una modalidad monumental con un papel esencial de las casas y Pontevedra, con restos rupestres –debido la denominación obtenida por los distintos grabados rupestres como monumento– explican la distribución resultante. Finalmente, Ceuta destaca por el número de monumentos identificados, así como del archipiélago canario, sobre todo en Fuerteventura (municipios como Antigua), Tenerife (en Santa Cruz o San Cristóbal de la Laguna) y Las Palmas (La Oliva). Precisamente el archipiélago canario –en especial Tenerife– se apunta como un lugar destacado en la localización de sitios históricos o, lo que es lo mismo, parajes naturales vinculados a acontecimientos o recuerdos del pasado, a tradiciones populares, creaciones culturales o de la naturaleza y a obras del hombre, que poseen valor histórico, etnológico, paleontológico o antropológico. Yacimientos como los de Munilla o Prejano (La Rioja), Alpuente o Millares (Valencia), Murero y Villanueva de Huerva (Zaragoza) o los de restos de dinosaurios de El Castellar y Galve (Teruel) perfilan un [[:Archivo:Espana Monumentos-y-castillos 2015 mapa 14446 spa.jpg|mapa]] donde también aparecen Mallorca, Menorca y Tarragona, los distintos municipios que forman la Alpujarra granadina, las aldeas de Lugo y el valle de Roncesvalles en Navarra, Ancares (León) o campos de iglesias prerrománicas en Asturias. En definitiva, el patrimonio monumental español cuenta con una gran riqueza y diversidad, huella de su historia pasada y presente.

Menú de navegación