Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar los servicios que ofrece y optimizar la navegación. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Cambios

Saltar a: navegación, buscar

Magnitudes macroeconómicas

215 bytes añadidos, 11:29 3 mar 2020
sin resumen de edición
</ul></div>
La distribución provincial del [https://www.ine.es/dynt3/metadatos/es/RespuestaDatos.html?oe=30025 Valor Añadido Bruto ] (VAB) en 2012 se corresponde básicamente con el del PIB, pero en el mapa ''[[:Archivo:Espana Valor-anadido-bruto-por-rama-de-actividad 2012 mapa 14346 spa.jpg|Valor Añadido Bruto por rama de actividad]]'' se dispone, además, de datos sobre su composición sectorial en cada provincia. En una visión de conjunto, se aprecia con nitidez el [https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0250-71612012000200001 alto grado de terciarización ] alcanzado por la economía provincial. Comercio, servicios a las empresas y Administración pública representan entre dos tercios y tres cuartos del VAB en la práctica totalidad de los casos. La industria manufacturera retiene, parcialmente, su aportación relativa a la riqueza provincial en aquellos territorios de impronta fabril que han sido capaces de reestructurar sus bases transformadoras, destacando casos como Gipuzkoa, Álava, Navarra, La Rioja y Burgos, que conforman un nodo continuado y bien definido, sin olvidar Barcelona, Castellón y Valencia, una segunda zona relevante. Es obvio que Madrid tiene un peso notable en la industria nacional por el mero tamaño de su economía, pero el arraigo de esta actividad en la región ha disminuido en porcentaje por la acusada competencia de otras actividades menos intensivas en consumo de suelo y más ligadas a la [https://revistas.ucm.es/index.php/AGUC/article/view/37022 economía del conocimiento]. A pesar de su indudable trascendencia en el funcionamiento de toda sociedad, el sector primario logra una escasa representación, salvo en Andalucía, Castilla-La Mancha y Región de Murcia.
Esta estructura productiva es la consecuencia de tendencias de largo plazo cuya representación para las dos últimas décadas (ver'' gráfico [[:Archivo:Espana Evolucion-del-VAB-por-rama-de-actividad 1995-2016 graficoestadistico 14313 spa.jpg|Evolución del VAB por ramas de actividad]]'') muestra el sostenido avance absoluto de los servicios comerciales y no comerciales, frente a la estabilidad de los sectores primario y minero-energético, el moderado crecimiento de la industria manufacturera y el auge y posterior desplome del negocio de la construcción. En perspectiva provincial, la colección de mapas de detalle para el período 2007-2012 apuntala estas líneas maestras. Los servicios, en su conjunto, crecen en la práctica totalidad del territorio nacional, justamente lo contrario de lo que sucede con el sector de la construcción, afectado tanto por la reducción drástica de la demanda residencial (sobre todo interna, aunque también procedente de compradores extranjeros) como por la caída de la contratación de obra pública derivada de las políticas de disminución del déficit público. La industria, tanto manufacturera como extractiva y energética, muestra un comportamiento muy heterogéneo y no sujeto a argumentos geográficos claros, mientras el sector primario muestra una evolución general

Menú de navegación