Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar los servicios que ofrece y optimizar la navegación. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Cambios

Saltar a: navegación, buscar

Geología

18 bytes añadidos, 22 julio
m
Texto reemplazado: «jpg|left|thumb|» por «jpg|left|thumb|300px|»
La mayor parte del territorio de España está integrado en la unidad geográfica de la península ibérica. Comprende, además, un conjunto de terrenos insulares, como las islas Baleares, Canarias y otras islas más pequeñas (Columbretes o Alborán), así como las ciudades de Ceuta y Melilla, en el norte de África. En el contexto de las grandes placas tectónicas de la Tierra, el territorio peninsular, islas Baleares e islas Columbretes se encuentran en la placa Euroasiática, mientras que los restantes territorios están ubicados en la placa Africana. En el conjunto formado por la Península y Baleares pueden delimitarse una serie de grandes unidades geológicas, que representan terrenos con características y evolución similares (ver mapa ''[[:Archivo:Espana Grandes-regiones-geologicas-de-la-peninsula-iberica-y-baleares 2004 mapa 13966 spa.jpg|Grandes Regiones Geológicas de la península ibérica y Baleares]]'').
[[Archivo:Espana Grandes-regiones-geologicas-de-la-peninsula-iberica-y-baleares 2004 mapa 13966 spa.jpg|left|thumb|300px|Mapa de grandes regiones geológicas de la península ibérica y baleares. 2004. [http://centrodedescargas.cnig.es/CentroDescargas/busquedaRedirigida.do?ruta=PUBLICACION_CNIG_DATOS_VARIOS/aneTematico/Espana_Grandes-regiones-geologicas-de-la-peninsula-iberica-y-baleares_2004_mapa_13966_spa.pdf PDF]. [http://centrodedescargas.cnig.es/CentroDescargas/busquedaRedirigida.do?ruta=PUBLICACION_CNIG_DATOS_VARIOS/aneTematico/Espana_Grandes-regiones-geologicas-de-la-peninsula-iberica-y-baleares_2004_mapa_13966_spa.zip Datos]]]
El macizo lbérico o Hespérico constituye el extremo occidental de la cordillera Hercínica (o Varisca) europea, y se extiende aproximadamente por la mitad oeste de la península ibérica, al norte del valle del Guadalquivir. Sus límites septentrional y occidental son áreas oceánicas (mar Cantábrico y océano Atlántico). Al este y sur se encuentran materiales mesozoicos y cenozoicos, bajo los cuales se hunden terrenos paleozoicos y precámbricos que constituyen este macizo, también llamado basamento. En este extenso territorio, formado sobre todo por rocas metamórficas e ígneas (España silícea), se pueden distinguir seis grandes unidades, con características estratigráficas y tectónicas distintas: Cantábrica, Asturoccidental-Leonesa, de Galicia Tras os Montes, Centroibérica, Ossa Morena y Sudportuguesa. Todos los terrenos que constituyen el macizo Ibérico están afectados por las orogenias Cadomiense y Hercínica o Varisca, desarrolladas durante el Proterozoico y el Carbonífero respectivamente.
El resultado de esa superposición de terrenos y relieves muy distintos, en un espacio relativamente pequeño (a escala planetaria) es la configuración de un mosaico geológico muy heterogéneo, que en combinación con distintos climas y usos antrópicos, forma la base y estructura de un conjunto de territorios, ecosistemas y paisajes muy diversos.
[[Archivo:Espana Mapa-geologico 2006 mapa 13971 spa.jpg|left|thumb|300px|Mapa geológico. 2006. España. [http://centrodedescargas.cnig.es/CentroDescargas/busquedaRedirigida.do?ruta=PUBLICACION_CNIG_DATOS_VARIOS/aneTematico/Espana_Mapa-geologico_2006_mapa_13971_spa.pdf PDF]. [http://centrodedescargas.cnig.es/CentroDescargas/busquedaRedirigida.do?ruta=PUBLICACION_CNIG_DATOS_VARIOS/aneTematico/Espana_Mapa-geologico_2006_mapa_13971_spa.zip Datos]]]
La distribución cronológica y estratigráfica de los acontecimientos que han configurado la historia geológica de España se muestra en la ''[[:Archivo:Espana Escala-de-tiempo-geologico 2003 tabla 16832 spa.jpg|Escala del tiempo geológico]]''. Pero también la historia de la vida puede seguirse a partir de la distribución estratigráfica de los fósiles, que aparecen, de modo mayoritario, en las rocas sedimentarias. Por tanto, en España, se localizan básicamente en las cadenas alpinas y en las cuencas cenozoicas. En las primeras dominan los fósiles de origen marino, de mayor diversidad y abundancia que los de origen continental. A partir del Cretácico superior, el interior de la Península (la Meseta) pasó a estar dominada, mayoritariamente, por ambientes continentales, de modo que prevalecieron los sedimentos fluviales y lacustres, mientras que los territorios del este y del sur siguieron siendo en gran parte marinos. Un último conjunto de ambiente fosilífero corresponde al interior de cuevas y al relleno de fisuras y depresiones kársticas, tipología a la que pertenece el yacimiento de Atapuerca, de importancia mundial.
Las manifestaciones volcánicas cenozoicas en España se distribuyen tanto en la península ibérica como en el archipiélago canario. En la Península se diferencian cuatro principales provincias volcánicas: zona de Olot en el Pirineo oriental, golfo de Valencia (con volcanismo tanto costero como submarino), zona SE (la más importante, entre el cabo de Gata y Cartagena, junto con la isla de Alborán) y la submeseta sur (Campo de Calatrava, en la Mancha) (ver mapa ''[[:Archivo:Espana Areas-volcanicas-de-la-Espana-peninsular 2016 mapa 15812 spa.jpg|Áreas volcánicas de la España peninsular]]''). La mayoría de estos complejos volcánicos peninsulares son de carácter difuso, con varios puntos de emisión que cubren regiones más o menos amplias. Por su parte, el archipiélago canario está compuesto fundamentalmente por rocas volcánicas asociadas a episodios de emisión que se remontan al Cretácico superior y que han continuado hasta la actualidad. Varias de las islas presentan una actividad volcánica histórica y actual recurrente. Destaca el edificio volcánico del Teide, en Tenerife, que constituye el aparato volcánico más importante del archipiélago por su envergadura y porque constituye el único estratovolcán activo de España.
[[Archivo:Espana Areas-volcanicas-de-la-Espana-peninsular 2016 mapa 15812 spa.jpg|left|thumb|300px|Mapa de áreas volcánicas de la España peninsular. 2016. [http://centrodedescargas.cnig.es/CentroDescargas/busquedaRedirigida.do?ruta=PUBLICACION_CNIG_DATOS_VARIOS/aneTematico/Espana_Areas-volcanicas-de-la-Espana-peninsular_2016_mapa_15812_spa.pdf PDF]. [http://centrodedescargas.cnig.es/CentroDescargas/busquedaRedirigida.do?ruta=PUBLICACION_CNIG_DATOS_VARIOS/aneTematico/Espana_Areas-volcanicas-de-la-Espana-peninsular_2016_mapa_15812_spa.zip Datos]]]
'''Volcanismo peninsular.''' Los modelos tectomagmáticos más recientes interpretan la distribución de los volcanes cenozoicos de la península ibérica como asociados a un gran accidente tectónico, la llamada zona de falla Europea-Mediterránea occidental-Transmarroquí. Se trata de un accidente de dirección nornordeste-sursudoeste asociado a una aceleración de la convergencia entre las placas europea y africana desde el Mioceno superior hasta la actualidad. El volcanismo basáltico asociado a este gran accidente tectónico está ligado a un ascenso del manto terrestre, herencia de una antigua superpluma mantélica jurásica. La megafalla constituye una estructura compleja, con componente direccional sinestral, a la que se asocian aparatos volcánicos recientes. Su trayectoria cubriría la fosa del Rhin, las fallas norte-sur extensionales del Macizo Central francés y la cuenca de Lyon, el complejo volcánico pirenaico del nordeste (asociado a fallas normales noroeste-sudeste y nordeste-sudoeste) y los basaltos alcalinos del

Menú de navegación