Prehistoria

De Atlas Nacional de España
Saltar a: navegación, buscar



Estructura temática > Historia > Referencias históricas > Prehistoria


El conocimiento de la península ibérica en el Paleolítico


Mapa de Paleolítico inferior. Restos humanos y materiales. España. PDF. Datos

El Paleolítico inferior es una extensa época que en la península ibérica, según se ve en el gráfico, arranca hace 1.350.000 años y abarca hasta 130.000 años a.C. (aprox.), época en la que se sitúa el inicio del Paleolítico medio. Se correspondería con los periodos del Pleistoceno inferior (o más antiguo) y medio. El primero tendría un clima cálido semejante al mediterráneo actual, en el que la regularidad y el caudal de los ríos, mayor en la vertiente atlántica que en la mediterránea, facilitó la deposición de los sedimentos en formaciones de terrazas fluviales. La fauna asociada a estas condiciones era semejante a la de la actual sabana africana, con grandes mamíferos, como elefantes, panteras, tigres dientes de sable, hipopótamos, cebras y hienas. En el segundo, harán acto de presencia las glaciaciones, que modifican los ecosistemas y, con ello, toman el relevo mamíferos como los osos de las cavernas, rinocerontes y mamuts.

Imagen de la Gran Dolina, yacimiento de Atapuerca, Burgos

Los restos fósiles humanos más antiguos hallados en la península ibérica se localizan en la sima del Elefante (yacimientos de Atapuerca, Burgos) en donde se ha localizado una mandíbula de un homínido aún no determinado, con una antigüedad de 1.200.000 años. De tratarse del Homo habilis quizá hubiera podido llegar a través del estrecho de Gibraltar; pero otra hipótesis se apoya en la idea de una posible evolución de individuos Homo erectus que llegaron desde Asia hacia una nueva especie, Homo antecessor, establecidos en la península ibérica (Gran Dolina, TD6, Atapuerca, Burgos) en torno a los 800.000 años. Por otra parte, mencionar que en Venta Micena (Orce, Granada) y en cueva Victoria (Cartagena) se han hallado restos que aún son discutidos por la comunidad científica.

Dos especies subsiguientes serían el Homo neanderthalensis, que inaugurará el Paleolítico medio, como se verá luego, y su antecesor, el Homo heidelbergensis. Sobre los primeros son muy importantes los restos encontrados en el Sidrón (Asturias), sobre los que cabe destacar el gran número de individuos, hasta 28, encontrados en la sima de los Huesos (Atapuerca), que representa más del 85% del registro fósil mundial. Ello ha permitido conocer manifestaciones de una cierta religiosidad, dado que esta presencia masiva no parece ser fortuita, sino responder a prácticas de enterramiento. Estos homínidos se agrupan en pequeñas hordas nómadas, conocen el fuego, aunque no necesariamente lo dominen, y viven al aire libre, a veces en el exterior de cuevas, con un modo de vida depredador y recolector, cuando no carroñero e, incluso, con manifestaciones de canibalismo cultural.

La principal característica que define a estos homínidos como seres humanos (género homo), es la fabricación de herramientas. Primero, con cantos rodados, normalmente de cuarcita y sílex, trabajados por una sola cara (tecnología de cantos tallados). Y más tarde ya labrados por ambas caras (los bifaces propios de la tecnología achelense). Los primeros, gruesos y pesados, fabricados in situ, eran abandonados una vez despiezados los animales. Pero los bifaces ya constituían una herramienta versátil y costosa de fabricar, que solía ser llevada consigo.

Mapa de Paleolítico medio. Restos humanos y materiales. España. PDF. Datos

El Paleolítico medio, que se clasifica a partir de 130.000 años a.C. (aprox.), arranca con la presencia del Homo neanderthalensis.

Este homínido posee una capacidad craneal (1.450 cm3) ligeramente superior a la del hombre actual y una talla semejante (1,70 cm), aunque un aspecto más corpulento y las extremidades quizá menos desarrolladas en longitud. Su aparición viene a coincidir con el clima frío de la glaciación Würm, por lo que se refugia ahora en cuevas, entre las que destacan las malagueñas de cueva de las Grajas (Archidona) con una antigüedad muy anterior, de alrededor de unos 200.000 años, y la de Nerja (Málaga) donde esta especie realizaría posteriormente las primeras pinturas rupestres hace unos 40.000 años, junto con la murciana de la sima de las Palomas de Cabezo Gordo.

Dos yacimientos destacan sobre manera: el de la cueva del Sidrón (Piloña, Asturias), con restos de hasta 13 individuos (la mejor colección de España), cuya antigüedad alcanza los 43.000 años, y el de Calvero de la Higuera (Pinilla del Valle, Madrid) en el cual, además de la importante herencia fósil de fauna, incluso de especies inéditas como la llamada «liebre silbadora», se han hallado restos de neandertales con el primer enterramiento por inhumación conocido: una niña de corta edad y pelirroja, como parece que lo eran mayoritariamente sus congéneres. También hay evidencias claras de enterramientos en cueva Morín, en Villaescusa (Cantabria).

A pesar de la controversia respecto a la convivencia e hibridación neandertales-sapiens, recientes estudios en la cueva de la Güelga (Cangas de Onís, Asturias) revelan su existencia hace unos 40.000 años. Fuera de toda duda es la existencia de canibalismo, tanto en el yacimiento del Sidrón como en la malagueña cueva de Boquete de Zafarralla. Respecto a la hibridación, exhaustivos análisis recientes del ADN, a partir de los restos del Sidrón, evidencian que su sangre era compatible con la de los sapiens.

Los neandertales practicarán un nuevo tratamiento lítico conocido como técnica Levallois, generadora de una cultura específica, la musteriense que, por extensión, da nombre a todo este periodo. Ya no sólo se utilizan núcleos de piedra, sino que se modifican intencionadamente, con retoques o muescas para obtener lascas o esquirlas con una determinada forma, y así conseguir útiles con funciones específicas: raederas, hendedores, denticulados y puntas, que ya, además, se enmangan. Esta especialización cultural irá asociada a la laboral. Los neandertales continuarán ejerciendo un modo de vida depredador, de cazadores-recolectores, pero las rigurosas condiciones climatológicas del medio ambiente glacial, les empujará a perfeccionar sus ropas y a buscar modos adecuados para aprovisionarse de recursos alimenticios. Dos grandes éxitos se consiguen: el dominio del fuego y un habla articulada, aunque menos compleja que la actual.

Si bien en la mayoría de los yacimientos con restos fósiles humanos hay restos líticos, no cabe decir lo mismo en sentido opuesto; por ejemplo, en Atapuerca han sido encontrados múltiples instrumentos atribuibles a neandertales, pero no sus restos fósiles asociados. Ello dificulta el estudio de series evolutivas.

Mapa de Paleolítico superior. Restos humanos y materiales. España. PDF. Datos

El Paleolítico superior, coincidiendo con el final del Pleistoceno superior, supone la culminación del proceso evolutivo humano con la llegada del Homo sapiens, una nueva especie, a partir de los 40.000 años aproximadamente. Su final puede situarse en la península ibérica en torno a unos 12.000-10.000 años, momento en el que asume el relevo, desde el punto de vista geológico, una nueva época: el Holoceno.

El Homo sapiens es una especie originaria de África. En la península ibérica los fósiles se datan en torno a los 35.000 años (Cova Gran, Lleida) en los asentamientos más antiguos, ahora cercanos a ríos. Durante un tiempo convivió con los neandertales, a los que acabó desplazando, pese a la mayor capacidad craneal de estos últimos, por motivos que son objeto de todo tipo de especulaciones. Resulta manifiesto que sapiens logró superar los periodos glaciares que llevaron a muchas especies del continente europeo hasta su extinción. A ello hubo de contribuir su ya muy diversificada dieta: caza, recolección de frutos, pesca de pequeños peces (salmones y truchas) y marisqueo de moluscos.

Las herramientas de este moderno homínido, muy perfeccionadas, responden a un nuevo estadio evolutivo. Su tamaño es tan reducido que se puede hablar de microlitos y de instrumentos laminares, semejantes a cuchillos, complementados con nuevos materiales en utensilios de madera, hueso, cuerno, marfil o concha. Aparecerán objetos decorativos como los collares. Y surgirán las pinturas rupestres.

Los sapiens serán plenamente creativos, y tanto disfrutan de la música (hallazgo de flautas en la Güelga y el Castillo) como disponen de artilugios muy desarrollados (agramaderas, para machacar vegetales y obtener fibras). Organizan el poder social, como muestran los bastones de mando. Y sienten el arte, con manifestaciones escultóricas tan singulares como las llamadas venus. Instrumentos nuevos serán los arpones y las azagayas o lanzas cortas, que son indicativos de una gradual diversificación de la caza, de la forma de cazar y también de pescar. Hablan, igualmente, de enfrentamientos bélicos tecnificados.

Están más organizados y son más numerosos. Siguen siendo nómadas, pero también se ubican en cuevas y han dejado vestigios de cabañas próximas a las costas y las desembocaduras de los ríos. Y son ya generales los enterramientos donde se encuentran ajuares que evidencian un pensamiento simbólico y la creencia en un mundo de ultratumba. El ocre aparece espolvoreado sobre algunos cadáveres y, junto a ellos, se hallan a veces restos de polen de flores, quizá muestra de vínculos familiares o emocionales. Y la existencia de conchas marinas en yacimientos de la cuenca del Manzanares, sugiere viajes a larga distancia, intercambios, relaciones...


↑ Arriba


Expresión artística en el Paleolítico superior
Mapa de arte paleolítico. España. PDF. Datos

Se discute si la aparición coincidente expresión artística-Homo sapiens puede no conceder en exclusiva a estos últimos la capacidad expresiva y a fijar en sus creaciones el proceso final del Paleolítico. ¿No pudo ser también el neanderthal responsable de creaciones previas o simultáneas?: en el Castillo (un disco rojo y siluetas de manos), en Tito Bustillo (algunos restos), en la propia Altamira (un símbolo claviforme), en las focas de Nerja (¿42.000?)…

En cualquier caso, los primeros testimonios de esta capacidad del sapiens son los del llamado estilo franco-cantábrico, conjunto espléndido nordpeninsular y nordpirenaico, con ejemplos en otros puntos (Pileta, Maltravieso o Siega Verde). Su referente son figuras animales, y raramente humanas (bisontes, caballos, gamos…), pintadas en el fondo de las cuevas, tal vez con sentido mágico. De línea continua, muchas veces rellena de color (habitualmente ocre o negro, de óxido de hierro o manganeso), su fuerte naturalismo busca adaptaciones a las irregularidades rocosas, intentando dar volumen a las figuras.

Disponemos de poco arte mueble: colgantes (de piedra, hueso, concha, dientes…), armas (arpones, azagayas…) o símbolos de poder (bastones del Caballón y del Castillo)… aunque las 6.000 placas grabadas en caliza del Parpalló, constituyen el mayor conjunto europeo.


AUTORES.jpg
Texto: María Sánchez Agustí, José Antonio Álvarez Castrillón, Mercedes de la Calle Carracedo, Daniel Galván Desvaux, Joaquín García Andrés, Isidoro González Gallego, Montserrat León Guerrero, Esther López Torres, Carlos Lozano Ruiz, Ignacio Martín Jiménez, Rosendo Martínez Rodríguez, Rafael de Miguel González. Véase la lista de participantes


↑ Arriba

Entre el Epipaleolítico y el Neolítico

Mapa de Epipaleolítico. España. PDF. Datos

Epipaleolítico o Mesolítico. Al entrar en el Holoceno ya se ha iniciado el periodo interglaciar con las siguientes características: el sapiens va acelerando su cambio adaptativo a un clima más suave y a un paisaje vegetal y de fauna más favorable. Surgen comunidades cada vez más especializadas en la explotación de recursos muy diversos como la caza, la recolección, la pesca o el marisqueo. Para unos prehistoriadores, el Paleolítico estaría en su fase final: un Epi-paleolítico. Para otros es ya un nuevo periodo, intermedio, o Meso-lítico, que dará paso insensiblemente al Neolítico.

Se encuentran profusión de restos de herramientas y utensilios con la alta tecnificación exigida por las nuevas formas de subsistencia: arpones, azagayas, hoces, sierras, flechas, cuchillos, venablos… Las piedras se bruñen al máximo para su más adecuado uso y se fabrican microlitos, que se empotrarán en mangos de madera pulida para permitir su uso cortante, raspante o que pueda quedar prendido en la caza por su forma en ángulo. Determinados yacimientos ofrecen sugerentes muestras de cantos pintados…

Mapa del Neolítico en la península. España. PDF. Datos

En tres zonas estos testimonios hablan ya del rasgo más definitorio de lo que pronto se clasificará como Neolítico: la sedentarización, aunque aún incipiente y estacional. Al norte, desde los Pirineos (yacimiento de Mas d´Azil, en Francia), se encuentran las culturas azilienses con la peculiaridad asturiense caracterizada por instrumentos como el «pico asturiense» o los abundantes testimonios de vida marisquera («concheros»). En levante, con penetración interior por el valle del Ebro, aparecen culturas ganaderas con instrumentos microlaminares y geométricos. Y en el Atlántico, hasta el Algarve, una rica vida marítima costera, con recolección de moluscos en zonas inundables donde existen indicios de chozas.

El Neolítico supone la meta final de esa transición, medida en milenios, entre la socioeconomía de grupos cazadores-recolectores y la progresiva implantación de la agricultura y la ganadería en torno a viviendas permanentes. Este cambio trascendental se inicia junto a los grandes ríos de Asia y en el Nilo asociado a los cambios climáticos del Holoceno. Estamos ante tal cambio para la humanidad, que se justifica el término «revolución neolítica» para interpretar este extenso periodo de tiempo: sedentarismo fijo, arquitectura, estructuras sociales, religiones éticas, tecnificación…

Desde el oriente mediterráneo, según las teorías difusionistas, estos hallazgos alcanzaron a la península ibérica. Pero según las teorías autoctonistas, todo se produjo por el lógico autodesarrollo del Epipaleolítico. En un caso, las zonas peninsulares receptoras de estas influencias serán cuatro, como se aprecia en el mapa El Neolítico en la Península: sudatlántica, meridional, levantina y nordeste. En el otro, el cambio neolítico se desarrollaría, lógicamente, en toda la Península. Como suele ocurrir en historia, que lo indiscutible sea la primera teoría no excluye la posibilidad de la segunda.


↑ Arriba


Expresión artística en el Epipaleolítico y el Neolítico
Mapa de arte rupestre levantino. España. PDF. Datos

La total expansión expresiva del sapiens se concreta a partir del 12.000-10.000 a.C., muy señaladamente en el arco del levante peninsular con pinturas mucho más simples, esquemáticas y estilizadas que en el Paleolítico. Trazados sus contornos con líneas discontinuas, las figuras carecen aquí de policromía interior y son de menor tamaño. Están protagonizadas de nuevo por animales de caza pero, ahora, también por seres humanos, en escenas que buscan el movimiento y se disponen con cierto sentido narrativo. Y ya no estarán en cuevas, sino en abrigos rocosos, sin duda vinculados a asentamientos sedentarios. Muestras espléndidas encontramos en Cogull, Valltorta, Alpera o la Araña.

Como en el arte franco cantábrico, encontramos estas manifestaciones en paramentos parietales de toda la Península, sin perjuicio de que aparezcan mezclados con pinturas o grabados de posteriores épocas. Se agrupan en tres grandes espacios: el galaico-portugués, el sureño y, especialmente, el arco del levante, hasta el punto que se ha llegado a hablar de «arte levantino».

En otro orden de cosas son reseñables los petroglifos del norte-noroeste, de formas laberínticas, como el de Mogor (Marín) o antropomorfas como el Ídolo de Peña Tú, en Asturias. Grabados y pinturas de estas características indican, quizá, una forma de comunicación precursora de lo que más adelante serán los primeros pictogramas.


El fenómeno megalítico
Mapa del fenómeno megalítico. España. PDF. Datos

Con el sedentarismo neolítico y junto a arquitecturas domésticas permanentes más o menos sólidas (levantadas con troncos, palos, tierra apisonada, piedras o lajas, ramajes…, y lógicamente desaparecidas), surge en toda Europa y el Mediterráneo un fenómeno asociado: la construcción de importantes espacios constituidos por grandes piedras.

Bajo el término «fenómeno megalítico» se alude a construcciones muy diversas dentro de un espacio cronológico de más de dos milenios. La mayoría de estos monumentos tienen una función funeraria, generalmente para enterramientos múltiples; pero también estuvieron destinados a ceremonias religiosas y sociales, usados como espacios rituales. Tal es el caso de los grandes bloques de piedra hincados en el suelo con disposiciones intencionadas: círculos, alineamientos o menhires (una piedra aislada).

Pero el monumento más representativo es el dolmen, formado por grandes pastillas pétreas hincadas en el suelo y cubiertas en horizontal por otras más grandes, hasta formar una cámara rectangular o poligonal adintelada. Si el espacio es muy grande, una piedra central actúa de columna sustentadora. Todo el conjunto se cubre de tierra, formando un montículo que sobresale sobre el terreno. Se accede a la cámara por un corredor flanqueado por paredes de grandes piedras verticales, muchas veces cubierto, y otras por un pasillo abierto entre la tierra aplanada del montículo, a ambos lados del pasillo. Más tarde el dolmen se hará con mampostería de lajas pequeñas y superpuestas, posibilitando cámaras circulares cubiertas con una falsa bóveda obtenida por aproximación de hiladas. Ejemplos espléndidos de arquitecturas dolménicas serán la de Alcalar (Algarve) o las de Antequera (Romeral y Menga), comparables a los tholoigriegos. Simultáneamente, en las islas Baleares, aparecieron estructuras muy singulares, como las taulas (mesa con una piedra vertical, de hasta cinco metros, que soporta otra horizontal), y construcciones de piedras no muy grandes, como los talayots (torretas defensivas) y las navetas (enterramientos colectivos en forma de nave invertida).


↑ Arriba


Comienza el uso del metal: el cobre

En el III milenio a.C. se empieza a utilizar en toda Europa una nueva materia prima, el cobre. En la Península era abundante y se podía extraer en superficie. Comienza así el primer período de la Edad de los Metales: el Calcolítico o Edad del Cobre.

Fabricados con él aparecen punzones, anzuelos, hachas planas, cuchillos, puñales, puntas de flecha, alabardas, adornos personales… el hueso o la piedra serán sustituidos lentamente por este nuevo material que cambiará técnicas fabriles y formas de vida.

Y así, encontramos poblados en altura ya con fortificaciones, como los Millares (Sta. Fe de Mondújar, Almería) y Zambujal (Torres Vedras, Portugal), los hábitat más espléndidos del Calcolítico peninsular. Pero lo habitual serán asentamientos en llanura, aptos para la agricultura o el ganado (terrazas de ríos, valles), por lo que aparecen a su lado excavaciones que sirven de silos, basureros, depósitos, zanjas y fosas; son extensos «campos de hoyos» que sirven de recipientes (les Jovades en Concentaina, Alicante, o el Ventorro en Madrid). Excepcionales serán ya las cuevas o abrigos, como los de cova des Moro en Manacor (Mallorca), cova des Fum (Formentera) o Estremera (Madrid), aunque siguen apareciendo inhumaciones colectivas y construcciones megalíticas de un Neolítico final (en el sudeste, sudoeste, Meseta norte y noroeste), hasta que el Campaniforme traiga las inhumaciones individuales.

Aún con grandes dudas de datación y definiciones culturales, podemos establecer cierta clasificación: Calcolítico antiguo, primera mitad del III milenio (2250 a.C.)y Calcolítico reciente (2250 a.C.-1900 a.C.) en el que empiezan a aparecer en los yacimientos de toda Europa nuevos recipientes, fundamentales para conservación, almacenamiento y transporte: son vasijas, generalmente de color rojo, hechas a mano y con forma de campana invertida. Están ricamente decorados con bandas horizontales de motivos geométricos o de conchas, peines o cuerdas, impresas o incisas, empastadas a veces. En la Península junto a los de estilo internacional –marítimo, cordado o mixto (2200-2150 a.C.)– hay multitud de estilos regionales que aparecen posteriormente.

  • Mapa de Calcolítico antiguo. España. PDF. Datos
  • Mapa de Calcolítico reciente. Campaniforme de estilo internacional. España. PDF. Datos
  • Mapa de Calcolítico reciente. Estilos regionales del Campaniforme. España. PDF. Datos


AUTORES.jpg
Texto: María Sánchez Agustí, José Antonio Álvarez Castrillón, Mercedes de la Calle Carracedo, Daniel Galván Desvaux, Joaquín García Andrés, Isidoro González Gallego, Montserrat León Guerrero, Esther López Torres, Carlos Lozano Ruiz, Ignacio Martín Jiménez, Rosendo Martínez Rodríguez, Rafael de Miguel González. Véase la lista de participantes


↑ Arriba

La experimentación metalúrgica: el Bronce

En el II milenio a.C. un aumento demográfico genera mayor demanda de materias primas y productos de subsistencia, lo que generaliza la agricultura y la ganadería (y sus productos derivados). Esta sociedad, ya experta en las técnicas del metal, había descubierto el bronce, mucho más duro, aleación de cobre y estaño. A la Península había llegado a través de los Pirineos en el III milenio y convive con el cobre, según la estatigrafía de la Bauma del Serrat del Pont (Girona).

Durante el Bronce antiguo se intensifica el comercio y se evidencia una creciente jerarquización social, deducibles ambas por la inhumación individual (sobre todo en fosas y cistas) y por la diferenciación de los ajuares en calidad y en cantidad, según individuos y comunidades. En la Península la cultura de El Argar ha dejado de ser la representante exclusiva del periodo, según las investigaciones de los últimos 50 años. El mapa Edad del Bronce muestra una amplia diversidad geográfica y cronológica, comenzada hacia el 2000 a.C. en los yacimientos protocogotas, de la Meseta norte.

El Bronce reciente, comienza hacia el siglo XI a.C., a partir de tres corrientes culturales: de centroeuropa, de las regiones atlánticas y del Mediterráneo oriental. Mezcladas con las autóctonas, y al incrementarse corrientes de intercambio comienza ya a configurarse el mosaico de las culturas prerromanas. Aparecen novedades como las incineraciones en campos de urnas del noroeste, armas y objetos de bronce de alta técnica en el centro, norte y oeste (difundidas por transacciones comerciales) y, finalmente, grupos culturales y mercantiles que anuncian ya las futuras colonizaciones del Mediterráneo y el sur; se vive un gran desarrollo de la orfebrería (Tesoro de Villena, Alicante) y se revela por algún yacimiento (Peña Negra, Crevillent, Alicante), la existencia de rutas ganaderas hacia el interior. Estos estímulos externos no anulan el desarrollo autóctono, como en la cultura de Cogotas I que desde el siglo XI a.C. se extiende por parte de las cuencas del Duero y del Tajo; o de las islas Baleares donde se supera la etapa naviforme y se desarrolla la cultura talayótica.

Centros de control de paso (en rutas ganaderas, puntos de agua, pasos de montaña, vados de ríos, ruta del Tajo…) o de producción metalúrgica surgen al norte del Tajo, en Portugal y en el estuario del Tinto-Odiel, donde tiene su origen Tartesos (siglos X-IX a.C.). En toda la Península, a mediados del siglo VIII a.C., lugares localizados en llanuras fluviales, zonas fértiles y de pastos, a veces sin preocupaciones defensivas y a veces con recintos amurallados, han asumido ya la metalurgia atlántica. Desde esa época, en sus costas, han aparecido mercaderes fenicios, en una fase precolonial, y a fines del siglo VII a.C., también griegos.


↑ Arriba


Yacimientos de la Edad del Bronce
Mapa de Edad del Bronce. España. PDF. Datos
  • 1 Agullana
    2 Molá
    3 Can Missert
    4 Pontós
    5 Els Vilars
    6 Roquizal del Rullo
    7 Cabezo Sellado
    8 Cabezo de Monleón
    9 Los Castellets II
    10 Punta Farisa
    11 Genó
    12 Rianxo
    13 Caldas de Reis
    14 Baiöes
    15 Roça do Casal do Meio
    16 Valcorchero
    17 Cueva de Boquique
    18 Berzocana
    19 Sagrajas
    20 Bodonal de la Sierra
    21 Torrejón el Rubio
    22 Valencia de Alcántara
    23 Brozas
    24 Zarza de Montánchez
    25 Solana de Cabañas
    26 Alburquerque
    27 Ría de Huelva
    28 Cueva de la Cancela
    29 El Picacho
    30 Cerro de la Encina
    31 Cerro del Real
    32 Peña Negra
    33 Los Saladares
    34 Villena
    35 Murviedro
    36 La Gorriquía
    37 Campos
    38 Las Alparatas
    39 Cañada del Palmar
    40 Totana
    41 Diezma
  • 42 Baza
    43 Arroyo Molinos
    44 Cerro Alcalá
    45 Guadix
    46 Campotéjar
    47 Caramoro II
    48 Herrerías
    49 El Macalón
    50 Cerro de la Mora
    51 Gatas
    52 El Peñón de la Reina
    53 Cobatillas la Vieja
    54 El Castellar
    55 Parazuelos
    56 Cova d’en Pardo
    57 Cueva del Alto
    58 Cueva de las Delicias
    59 Cueva de los Hermanillos
    60 Llano de los Ceperos
    61 Collado y Pinar de Santa Ana
    62 Domingo I
    63 Qurénima
    64 Caldero de Mojácar
    65 Barranco Hondo
    66 Cerro de los Infantes
    67 Les Moreres
    68 Cogotas
    69 El Negralejo
    70 Fábrica de Ladrillos
    71 Caserío de Perales
    72 Ecce Homo
    73 La Muela
    74 San Román de Hornija
    75 Huerta de Arriba
    76 El Cerro
    77 Tres Chopos-Abarre
    78 Carricastro
    79 El Gurugú
    80 Los Rompizales
  • 81 Teso del Cuerno
    82 Carrelasvegas
    83 El Pelambre
    84 La Huelga
    85 La Muela de Galve
    86 Poblado de Son Catlar
    87 Torralba d’en Salort
    88 Torrellafuda
    89 Torretrencada
    90 Ses Païsses
    91 Capocorb Vell
    92 Los Husos
    93 Axtroki
    94 La Hoya
    95 Alto de la Cruz
    96 Puy Águila
    97 Santimamiñe
    98 Lumentxa
    99 Los Goros
    100 Mina Castillejos
    101 Los Oscos
    102 Larón
    103 Caldueño
    104 Santullano
    105 El Juyo
    106 Cerro Salomón
    107 Tejada la Vieja
    108 Niebla
    109 Huelva
    110 San Bartolomé
    111 Setefilla
    112 Carmona
    113 Montemolín
    114 El Berrueco
    115 Llanete de los Moros
    116 Colina de los Quemados
    117 La Peñuela
    118 La Morrota de los Cotos
    119 Recuenco
    120 Cabeza de Santa María
    121 Los Palacios
  • 122 Santa Mª del Retamar
    123 Cerro del Bu
    124 Cerro de La Encantada
    125 Cerro del Cuchillo
    126 Las Saladillas
    127 El Acequión
    128 El Quintanar
    129 Cerro del Obispo
    130 Cueva del Fraile
    131 El Azuer
    132 Los Tolmos
    133 Arenero de los Vascos
    134 Parpantique
    135 Los Torojones
    136 Loma del Lomo
    137 Santioste
    138 El Tomillar
    139 Castillo de Cardeñosa
    140 Necrópolis de Villalmanzo
    141 Caserío de Perales
    142 El Ventorro
    143 El Tejar del Sastre
    144 Las Pozas
    145 Fábrica de Ladrillos
    146 Cueva de Pedro Fernández
    147 Castro de La Plaza
    148 El Castillo
    149 El Gurugú
    150 Pico Aguilera
    151 El Argar
    152 Fuente Álamo
    153 El Oficio
    154 Peñalosa
    155 Gatas
    156 El Picacho
    157 Las Peñicas de Santomera
    158 El Puntarrón Chico
  • 159 Las Anchuras
    160 Castellón Alto
    161 Cuesta del Negro
    162 Domingo I
    163 Murviedro
    164 La Bastida
    165 Laderas del Castillo
    166 Ferradeira
    167 Punta Atalaia
    168 Huelva
    169 Ereta del Pedregal
    170 La Mola de Agrés
    171 La Loma de Betxí
    172 Terlinques
    173 San Antón de Orihuela
    174 Tabayá
    176 Mas de Menente
    175 Mas del Corral
    177 Cabezo Redondo
    178 Peña Negra
    179 Los Saladares
    180 Agro de Nogueira
    181 Fixón-Costa da Seixeira
    182 Sola
    183 Bouça da Cova da Moura
    184 Cimalha
    185 Erosa
    186 Fraga dos Corvos
    187 Caldas de Reis
    188 Gandón
    189 Mina del Milagro
    190 Mina del Aramo
    191 A Devesa de Abaixo
    192 Moncín
    193 Cerro del Castillo de Frías
    194 Monte Aguilar
    195 Osona
    196 Porta Lloret
    197 Bauma del Serrat del Pont
    198 Cueva de Santimamiñe
    199 Los Husos
    200 Es Figueral de Son Real
    201 Els Tudons
    202 Son Mercer de Baix


AUTORES.jpg
Texto: María Sánchez Agustí, José Antonio Álvarez Castrillón, Mercedes de la Calle Carracedo, Daniel Galván Desvaux, Joaquín García Andrés, Isidoro González Gallego, Montserrat León Guerrero, Esther López Torres, Carlos Lozano Ruiz, Ignacio Martín Jiménez, Rosendo Martínez Rodríguez, Rafael de Miguel González. Véase la lista de participantes


↑ Arriba

El preludio de la configuración territorial: la Edad del Hierro

La aparición de un nuevo metal, el hierro, inicia una nueva etapa del periodo todavía denominado Prehistoria, aunque en estos primeros momentos ello no supuso cambios culturales importantes para los pueblos asentados en la península ibérica.

Esta nueva tecnología, que exigía hornos de fundición para alcanzar mayores temperaturas, no se difundió homogéneamente. Su implantación se inicia a mediados del siglo VIII a.C. en las zonas litorales, donde destacan áreas culturales protohistóricas tan importantes como la de Tartesos, mientras en el interior el cambio transcurrió mucho más lentamente, conviviendo con el bronce. La amplia diversidad regional que muestran los yacimientos preludia la configuración territorial con la que los pueblos ibéricos irán abandonando la Prehistoria para adentrarse de lleno en la antigüedad histórica.

En esta larga época suelen distinguirse dos grandes etapas: la primera Edad del Hierro (750 a.C. – 500 a.C.), y la segunda Edad del Hierro (500 a.C. – 200 a.C.), cada una ilustrada con mapas del mismo título.

En la primera distinguimos dos grandes áreas culturales con regiones internas diferenciadas: en el sur y este peninsular, cuyos pueblos reciben las aportaciones que llegan del Mediterráneo, se distinguen manifestaciones protocoloniales en el levante, colonizaciones fenicias en el sur Mediterráneo y Atlántico (Gadir), las primeras colonias griegas y áreas de influencia de estas, así como la importante área tartésica en Andalucía (especialmente en torno a los ríos Tinto, Odiel y bajo Guadalquivir).

En el centro y norte peninsular, cuyos pueblos permanecen ajenos a las influencias mediterráneas, manteniendo tradiciones (muchos siguen usando el bronce) y personalidad indígena, destacan: la cultura de los campos de urnas tardíos (Cataluña y valle del Ebro), la castreña soriana, las atlánticas (Portugal, Galicia y cornisa cantábrica) y la de Soto de Medinilla en la cuenca del Duero.



Yacimientos de la primera Edad del Hierro
Mapa de primera Edad del Hierro. España. PDF. Datos
  • 1 Gadir
    2 Tavira
    3 Cerro del Prado
    4 Cerro del Villar
    5 Toscanos
    6 Malaka
    7 Sexi
    8 Abdera
    9 Abul
    10 Baria
    11 La Fontela
    12 Ibiza
    13 Las Chorreras
    14 Morro de Mezquitilla
    15 Alpiarca
    16 Torres Vedras
    17 Alcacer-do-Sal
    18 Sines
    19 Ourique
    20 Torre de Doña Blanca
    21 Huelva
    22 Medellín
    23 Cancho Roano
    24 La Aliseda
    25 Castro Marim
    26 Galera
    27 Monachil
    28 Peña Negra
    29 Los Saladares
    30 Loma del Boliche
    31 Cañada del Palmar
    32 Les Moreres
    33 Cástulo
    34 Riotinto
    35 Niebla
    36 Setefilla
    37 Valencina
    38 Carambolo
    39 Carmona
    40 Acebuchal
    41 Utrera
    42 Osuna
    43 Estepa
  • 44 Trebujena
    45 Mesas de Asta
    46 Churriana
    47 Chipiona
    48 Ebora
    49 Cabezo de la Esperanza
    50 San Pedro
    51 La Joya
    52 Colina de los Quemados
    53 Lebrija
    54 Tharsis
    55 Andújar
    56 Castellones
    57 Vinaragell II
    58 Los Saladares
    59 Burriana
    60 Santa Catalina del Monte
    61 El Castellar
    62 El Murtal
    63 San Cristóbal
    64 Tossal-Redó
    65 Mas de Flandi
    66 Els Castellans
    67 Les Ombries
    68 Azaila
    69 Emporiom
    70 Rhode
    71 Alonis
    72 Mainake
    73 Ullastret
    74 Puig de Sant Andreu
    75 Bolbax
    76 Verdolay
    77 Cabezo del Tío Pío
    78 Castillico de las Peñas
    79 El Cigarralejo
    80 Cobatillas
    81 Coimbra de Barranco Ancho
    82 Los Molinicos
    83 Los Nietos
    84 Coy
    85 El Pico
    86 El Puntal
    87 Cerro de la Calderuela
  • 88 Alto del Arenal
    89 Arévalo de la Sierra
    90 Cabrejas
    91 Los Castillejos
    92 El Castillo
    93 El Castillejo
    94 Zarranzano
    95 Castillejo
    96 Valdeavellano de Tera
    97 El Collado
    98 Castilfrío de la Sierra
    99 Castilviejo de Guijosa
    100 La Coronilla
    101 Cerro de las Nieves
    102 El Navazo
    103 Madrigueras
    104 Soto del Hinojar
    105 Puente Largo de Jarama
    106 Monte O Facho
    107 Castromao
    108 Cameixa
    109 Borneiro
    110 Torroso
    111 A Forca
    112 Taboexa
    113 Chao Samartín
    114 As Croas
    115 Neixón Pequeno
    116 Penarrubia
    117 Camoca
    118 Campa Torres
    119 Nossa Senhora de Guia
    120 Monte do Frade
    121 Moreirinha
    122 Lois
    123 Os Castros
    124 Picu Castiellu de Moriyón
    125 Agullana
    126 El Molà
    127 San Antonio
    128 La Pedrera
    129 Cabezo de Monleón
    130 Almohaja de Bezas
    131 Palermo
    132 San Cristóbal
  • 133 Loma de los Brunos
    134 Roquizal del Rullo
    135 Alto de la Cruz
    136 El Convento
    137 Morredón
    138 La Cruz
    139 Zaforas
    140 Partelapeña
    141 La Coronilla
    142 Santa Ana
    143 Fila de la Muela
    144 Besodia
    145 Montefiu
    146 Roque de San Formatge
    147 Puntual
    148 Azaila
    149 Pajaroncillo
    150 Pic dels Corbs
    151 Cavanes
    152 Salzadella
    153 Vinaragell
    154 Gatas
    155 Henayo
    156 La Hoya
    157 Castillo de Henayo
    158 Alto de la Cruz
    159 Gastiburu
    160 Intxur
    161 Quintana de Fon
    162 Castrillo de Polvazares
    163 Villazala del Páramo
    164 Castrotierra
    165 Barrientos
    166 Castro del Morión
    167 Regueras de Arriba
    168 San Martín de Torres
    169 Castrocalbón
    170 San Pedro de la Viña
    171 San Juan de Torres
    172 Valencia de Don Juan
    173 Villafañe
    174 Santa María del Río
    175 Saldaña
    176 Pedrosa de la Vega
    177 Carrión de los Condes
  • 178 Ardón
    179 Gusendos de los Oteros
    180 Valderas
    181 Gordaliza de la Loma
    182 Mayorga de Campos
    183 Castrobol
    184 Villavicencio de los Caballeros
    185 Castroponce
    186 Melgar de Arriba
    187 Melgar de Abajo
    188 Villacarralón
    189 Cisneros
    190 Villanueva de la Condesa
    191 Paredes de Nava
    192 Herrín de Campos
    193 Villacid de Campos
    194 Cuenca de Campos
    195 Moral de la Reina
    196 Tamariz de Campos
    197 Castromocho
    198 Aguilar de Campos
    199 Villafrechós
    200 Villanueva de San Mancio
    201 Medina de Rioseco
    202 Tordehúmos
    203 Villagarcía de Campos
    204 Torrelobatón
    205 Mota del Marqués
    206 El Soto de Medinilla
    207 Castronuevo de Esgueva
    208 Renedo
    209 Villabáñez
    210 San Martín de Valvení
    211 Olmos de Esgueva
    212 Valoria la Buena
    213 Amusquillo
    214 Piñel de Abajo
    215 Pesquera de Duero
    216 Curiel
    217 Roa
    218 Padilla de Duero
    219 Santibáñez de Valcorba
    220 Montemayor de Pililla
    221 Cogeces del Monte
  • 222 Tudela de Duero
    223 Simancas
    224 Pollos
    225 Valdestillas
    226 Matapozuelos
    227 Santiago del Arroyo
    228 Foncastín
    229 Medina del Campo
    230 Alcazarén
    231 El Campillo
    232 Gomeznarro
    233 Almenara de Adaja
    234 Coca
    235 Cuéllar
    236 Ayllón
    237 Langa de Duero
    238 Pinilla Trasmonte
    239 Solarana
    240 Lara de los Infantes
    241 Palenzuela
    242 Santa María del Campo
    243 Castrojeriz
    244 Los Ausines
    245 Ubierna
    246 Camarzana de Tera
    248 Castropepe
    249 Barcial del Barco
    247 Castrogonzalo
    250 Bretó
    251 Arrabalde
    252 Valdunquillo
    253 Fuentes de Ropel
    254 Revellinos
    255 Villafáfila
    256 Villalpando
    257 Bolaños de Campos
    258 Villanueva de los Caballeros
    259 Castromembibre
    260 Carbajales de Alba
    261 Abezames
    262 Pinilla de Toro
    263 Molacillos
    264 Ricobayo
    265 Madridanos
    266 Villalazán
    267 La Tuda


AUTORES.jpg
Texto: María Sánchez Agustí, José Antonio Álvarez Castrillón, Mercedes de la Calle Carracedo, Daniel Galván Desvaux, Joaquín García Andrés, Isidoro González Gallego, Montserrat León Guerrero, Esther López Torres, Carlos Lozano Ruiz, Ignacio Martín Jiménez, Rosendo Martínez Rodríguez, Rafael de Miguel González. Véase la lista de participantes


↑ Arriba

Áreas culturales y población prerromana

Imagen de la dama de Baza. Museo arqueológico Nacional, Madrid

Más allá de las peculiaridades de cada uno de los grupos culturales peninsulares en la primera Edad del Hierro o Hierro I, es común a todos ellos el mantenimiento de su propia originalidad autóctona a pesar de las constantes influencias que van penetrando de otras culturas, particularmente las que llegaban a las costas desde oriente y se iban difundiendo lentamente a partir de Andalucía, el sudeste y levante, hasta alcanzar los más diversos territorios, aun los de más difícil acceso desde el litoral.

Para que ello fuera posible, a pesar de su lentitud, la temprana presencia fenicia revela que, desde antes del siglo VIII a.C., se establecieron contactos comerciales verificables con la Península, en una etapa de precolonización, como se ha señalado anteriormente. Poco a poco, las relaciones con las ciudades púnicas del Oriente cercano y norteafricano se intensificarán pasado el siglo VII a.C. con el control de la zona del suroeste por los fenicios a través de sus propios asentamientos, creando una red de exportaciones de productos elaborados en sus metrópolis y organizando en Iberia una estructura comercial que desde la costa penetraba al interior.

Mapa de cultura tartésica. España. PDF. Datos

En la zona de Huelva y en la del bajo Guadalquivir las colonizaciones favorecieron el desarrollo de la cultura de Tartesos (se ha hablado de un reino de Tartesos, e incluso de alguno de sus reyes) durante la llamada primera Edad del Hierro o Hierro I, en un proceso histórico y cultural caracterizado por profundas transformaciones en las sociedades indígenas, que en el bronce final y en el Hierro I explotaban los yacimientos mineros y las tierras agrícolas del valle del Guadalquivir, y con las que se iniciaron frecuentes intercambios y contactos humanos. La influencia de los usos y costumbres procedentes del Mediterráneo oriental en estas comunidades se hizo evidente en los aspectos social, económico y material (aumento de las importaciones de cerámicas, objetos de orfebrería, telas..., consumo de aceite, vino...).

El espacio tartésico, limitado en un primer momento al área geográfica de los ríos Tinto, Odiel y bajo Guadalquivir, se irá extendiendo hasta ocupar todo el sur peninsular y llegar a las desembocaduras del Guadiana y Segura, con notable influencia en el sudeste peninsular, el sur de levante, la costa sur de Portugal y las tierras del interior de Andalucía, como se aprecia en el mapa Primera Edad del Hierro. La incesante búsqueda de los arqueólogos no ha conseguido aún encontrar la capital, o el núcleo irradiador de la cultura tartésica.

Mientras tanto, el centro de la Península iba recibiendo con mucha mayor lentitud los cambios tecnológicos y sus poblaciones no alcanzarían la prosperidad y el auge de la zona meridional. La ocupación del espacio se produce a través de una proliferación de pequeños poblados amurallados, como es el caso de la cultura de Soto de Medinilla en el valle del Duero, que toma su nombre del yacimiento vallisoletano mejor estudiado.

Durante la segunda Edad del Hierro (500 a.C. – inicios de la romanización) se generaliza por toda la Península el uso del hierro y aumenta la cantidad y variedad de herramientas. En este periodo, sobre el sustrato de las poblaciones de la etapa anterior, surgen nuevas estructuras sociales y económicas que dan origen a la configuración cultural y territorial peninsular descrita por los escritores grecolatinos, principalmente Plinio y Estrabón, sobre la que se asentará el progresivo proceso de aculturación iniciado por Roma.

Historiadores y arqueólogos han puesto de manifiesto la dificultad de relacionar los datos que aportan los restos materiales con las informaciones que proporcionan las fuentes historiográficas y literarias, muchas veces confusas y contradictorias. No obstante, la arqueología viene realizando un esfuerzo importante por definir o redefinir la distribución cultural de los pueblos prerromanos de acuerdo con los datos que las investigaciones sacan a la luz, como se refleja en el mapa Segunda Edad del Hierro. Pueblos prerromanos, donde se presenta la ubicación de los principales yacimientos arqueológicos o lugares de asentamiento identificados en la península ibérica, en relación con las áreas asignadas tradicionalmente por la bibliografía a los grandes grupos étnicos. Este mapa, y la información anexa a él, ha de contemplarse teniendo en cuenta que los límites de los diferentes espacios ocupados por estos grupos de población generalmente son difusos, las interrelaciones socioeconómicas son constantes y sus áreas territoriales sufren procesos de contracción y expansión a lo largo de los siglos, como sucede por ejemplo con lusitanos y vetones.



Yacimientos de la segunda Edad del Hierro
Mapa de segunda Edad de Hierro. Pueblos prerromanos. España. PDF. Datos
  • 1 Tejada la Nueva
    2 La Atalayuela
    3 Vico
    4 Alhonoz
    5 Pajar de Artillo
    6 Cerro Macareno
    7 Basti
    8 Tutugi
    9 Las Cabezuelas
    10 Los Nietos
    11 Los Villaricos
    12 Los Molinicos
    13 Molata de Casa Vieja
    14 Oreto-Zuqueca
    15 Alarcos
    16 Calatrava la Vieja
    17 Cerro de las Cabezas
    18 Sisapo
    19 Mantesa Oretana
    20 Cástulo
    21 Giribaile
    22 Puente Tablas
    23 Cueva de la Lobera
    24 Collado de los Jardínes
    25 La Mesilla
    26 Tabla de las Cañas
    27 Peñón del Pez
    28 Cerro Cogolludo
    29 Dehesillas
    30 Tossal de Manises
    31 Monforte del Cid
    32 La Alcudia
    33 La Serreta
    34 El Puig
    35 Illeta dels Bayets
    36 El Amarejo
    37 El Tolmo de Minateda
    38 Pozo Moro
    39 Coimbra del Barranco Ancho
    40 La Senda
    41 El Cigarralejo
    42 Cerro de la Luz
    43 Cobatillas la Vieja
    44 Castillico de las Peñas
  • 45 Cabezo del Tío Pío
    46 Llano de la Consolación
    47 Los Villares
    48 Sant Miquel
    49 Arse
    50 Sucro
    51 Corral de Saus
    52 Sant Miquel
    53 Castellet de Banyoles
    54 Coll del Moro
    55 La Moleta del Remei
    56 Iltirta
    57 Els Villars
    58 Moli d’Espigol
    59 Olriols
    60 La Vispesa
    61 Tozal de Monderes
    62 La Codera
    63 Kesse
    64 Calafell
    65 Turó d’Emboscá
    66 Ca n’Oliver
    67 Puig Castelar
    68 Ullastret
    69 Castell
    70 Puig Castellet
    71 Mas Castellar
    72 Salduie
    73 Cabezo de Alcalá
    74 El Taratrato
    75 San Antonio
    76 Cabezo de San Pedro
    77 El Castelillo
    78 Kelse
    79 Turiasu
    80 Arcobriga
    81 Mundobriga
    82 Bilbilis
    83 Ocilis
    84 Segóbriga
    85 Bursada
    86 Contrebia
    87 El Convento
  • 88 Calagurris
    89 Botorrita
    90 Numancia
    91 Herrera de los Navarros
    92 Fuentes Claras
    93 Peñalba de Villastar
    94 Alto Chacón
    95 La Caridad
    96 Puntal del Tío Garrillas
    97 Iniesta
    98 La Guardia
    99 Barchín del Hoyo
    100 Segeda
    101 Piquete de la Atalaya
    102 La Oruña
    103 Uxama
    104 Pintia
    105 Olivares de Duero
    106 Simancas
    107 Montealegre de Campos
    108 Cerro de la Ermita
    109 Matapozuelos
    110 Melgar de Abajo
    111 Los Azafranales
    112 Plaza del Castillo
    113 Cuetos de la Estación
    114 Las Cogotas
    115 Los Castillejos
    116 La Mesa de Miranda
    117 Cerro de San Vicente
    118 Obila
    119 Cáparra
    120 Ulaca
    121 El Raso
    122 Las Merchanas
    123 Yecla
    124 Irueña
    125 El Castillo
    126 Alto do Corregidor
    127 Castelo
    128 São Martinho
    129 Foz da Côa
    130 Villasviejas del Tamuja
    131 El Castillejo
    132 El Berrocalillo
  • 133 Castillejo de la Orden
    134 Castillejo de Valdecañas
    135 El Cofre
    136 El Castillejo
    137 Sierra de Santa Marina
    138 Cerro de la Gavia
    139 Llano de la Horca
    140 Fuente de la Mora
    141 Miralrío
    142 Cerro del Ecce Homo
    143 Castro de la Dehesa de la Oliva
    144 El Cerrón
    145 Cerro del Gollino
    146 Plaza de Moros
    147 Cerro del Tío Calderico
    148 Cerro de las Nieves
    149 Laminium
    150 Castelo Velho
    151 Segovia
    152 Garvão
    153 Corvo-Neves I
    154 Castelho de Mértola
    155 Castelho da Amendoeira
    156 Atafona
    157 Sierra del Coto
    158 Castrejón de Capote
    159 Castillo de Jerez
    160 Castillejos
    161 La Alcazaba de Badajoz
    162 El Castañuelo
    163 Castro de la Ermita de Belén
    164 Saceda
    165 San Millán
    166 Mosteiro
    167 Laias
    168 San Cibrán
    169 Novás
    170 Santa Trega
    171 Briteiros
    172 Sanfins
    173 Lanhoso
    174 Sao Julião
    175 Muro da Pastoria
    176 Vilarinho das Paranheiras
    177 Cossourado
  • 178 Castro de Orto
    179 Elviña
    180 Meirás
    181 Lanzada
    182 Borneiro
    183 Viladonga
    184 Vilela
    185 Neixón Grande
    186 Vigo
    187 Troña
    188 Punta dos Prados
    189 A Graña Barán
    190 Castro da Torre
    191 O Achadizo
    192 Castro do Vilar
    193 As Grovas
    194 Formigueiros
    195 O Facho
    196 A Ourela
    197 Socastro
    198 San Tomé de Nogueira
    199 Punta Cociñadoiro
    200 Valdamio
    201 O Peto
    202 Follente
    203 Croa do Ladrido
    204 Fazouro
    205 Punta do Castro
    206 A Devesa
    207 Castro de Rei
    208 Montealegre
    209 Curalha
    210 Arce-Mirapérez
    211 Castros de Lastra
    212 Alto de Rodilla (Tritium)
    213 Monte San Juan (Virovesca)
    214 Cerro del Milagro (Salionca)
    215 Necrópolis de Miraveche
    216 Monte Socueto
    217 Atxa
    218 Peñas de Oro
    219 Henaio
    220 Marueleza
    221 La Hoya
    222 Intxur
  • 223 Basagain
    224 Buruntza
    225 Muru
    226 Munoaundi
    227 Murugain
    228 Peña Sámano
    229 Peña Amaya
    230 Monte Bernorio
    231 Peña Ulaña
    232 Castilnegro
    233 Celada Marlantes
    234 El Castro
    235 La Trijineja
    236 Pico del Oro
    237 La Masera
    238 Las Eras
    239 Los Agudos
    240 La Lomba
    241 Pico del Castro
    242 El Gurugú
    243 Peñarubia
    244 Castro de Avelâós
    245 As Muradellas
    246 Las Labradas
    247 La Corona
    248 El Buracote
    249 El Chano
    250 Las Rozas
    251 El Castro
    252 La Corona
    253 Campa Torres
    254 San Chuis
    255 Chao Samartín
    256 El Castelón
    257 San Isidro
    258 El Castiellu
    259 El Esteiro
    260 Cabo Blanco
    261 Pendia
    262 Andelo
    263 Santa Criz
    264 Las Eretas
    265 El Castillar
    266 Turbil
    267 Arrosia
    268 Pozo de la Mora
    269 Altikogaña


↑ Arriba

En el sur y levante el influjo de la aculturación colonial griega sobre sustratos sociales anteriores da lugar a la cultura ibérica, conformada por grupos diferenciados: turdetanos, bastetanos, oretanos, túrdulos, contestanos, edetanos, ilercavones, ilergetes, cesetanos, layetanos, indigetes...

Su preponderancia en la Península (no en balde denominada ibérica), se explica por su intensa actividad comercial, el perfeccionamiento de las técnicas agropecuarias y su especialización en cultivos típicamente mediterráneos (cereales, vid, olivo), así como por el desarrollo de una metalurgia del hierro especializada y por el crecimiento de su población, que confiere a todo el litoral mediterráneo una mayor densidad demográfica. Sus cultos y ritos funerarios (incineración) revelan una organización bien estructurada y una evolución social e ideológica hacia un mayor grado de desarrollo. Los pueblos de esta cultura protagonizaron la culminación del proceso de urbanización de la sociedad peninsular introduciendo el sistema palacial. Llegaron a la creación de importantes obras de arte, como las damas de Elche (Alicante), Baza (Granada) o Cerro de los Santos (santuario desaparecido cerca de Yecla) y la creación de primorosos trabajos de orfebrería de oro y plata (tesoros de Jávea, Alicante y Cástulo, en Linares, Jaén). Incluso dispusieron de un alfabeto, todavía no desentrañado, cuyo uso se extendió al sur de Francia hasta que llegó, con la romanización, el alfabeto y la lengua latina.

El resto de la Península está ocupado por un conjunto de pueblos de raíz indoeuropea con mayor o menor grado de influencia celta: en la Meseta, celtíberos, vacceos y vetones; en la fachada atlántica, célticos del sudoeste, lusitanos y grupos castreños del noroeste; y en el norte, astures, cántabros, autrigones, várdulos, caristios y berones. A estos hay que añadir los vascones, ubicados en el Pirineo navarro.

Pese a las variedades regionales, los más recientes estudios sobre ocupación del territorio muestran, en general, un progresivo incremento demográfico en estas áreas durante el Hierro II, con proliferación de poblados amurallados que agrupan una mayor concentración de población. Algunos dieron lugar, especialmente a partir del siglo II a.C., a la creación de óppida, auténticos centros urbanos con funciones administrativas y de control del territorio que, con la ocupación romana, se convertirán en civitates. La economía será pastoril, complementada con una agricultura de subsistencia basada en el cereal de secano, particularmente en las cuencas del Duero o del Ebro. Cerámica y metalurgia (armas, fíbulas, brazaletes…) alcanzan un notable desarrollo, así como los intercambios comerciales a los que ya se ha aludido. Entre las manifestaciones artísticas son reseñables los verracos del área vetona y las estelas cántabras.


AUTORES.jpg
Texto: María Sánchez Agustí, José Antonio Álvarez Castrillón, Mercedes de la Calle Carracedo, Daniel Galván Desvaux, Joaquín García Andrés, Isidoro González Gallego, Montserrat León Guerrero, Esther López Torres, Carlos Lozano Ruiz, Ignacio Martín Jiménez, Rosendo Martínez Rodríguez, Rafael de Miguel González. Véase la lista de participantes


↑ Arriba


BAJADA-01.jpg

Descarga del compendio "España en mapas. Una síntesis geográfica"
Edición marzo 2019.