Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar los servicios que ofrece y optimizar la navegación. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Cambios

Saltar a: navegación, buscar

Educación

2 bytes eliminados, 30 junio
sin resumen de edición
Los sistemas educativos de los países desarrollados se caracterizan por su gran complejidad, que se genera por la diversidad de las múltiples partes que los constituyen –alumnos, profesores, centros y su equipamiento, instituciones y otras organizaciones, servicios…– y de la variada red de interacciones que aquellos mantienen con otras esferas de la sociedad. Entre ellas, cabe destacar: la evolución de la población, que afecta al número potencial de alumnos; la marcha de la economía, que influye en la disponibilidad de recursos; los avances científico-tecnológicos que han revolucionado los modos y medios de la educación; o las ideologías, que conforman las ideas, fines y principios de la educación. El territorio es también una dimensión fundamental de los sistemas educativos, entendido no como mero soporte de los centros educativos, sino como recurso educativo y como marco de articulación del sistema educativo, el cual es, al mismo tiempo, un elemento importante de estructuración territorial.
En consecuencia, nuestro sistema educativo suele estar sujeto a los vaivenes de los ciclos económicos, de la ideología de los partidos en el [https://administracion.gob.es/pagFront/espanaAdmon/directorioOrganigramas/gobiernoEstado/gobiernoEstado.htm#.XOus-hYzYkI gobierno del Estado] o las comunidades autónomas, de los flujos migratorios, o del ritmo de la urbanización. {{ANEAutoria|Autores=Pedro Reques Velasco, Severino Escolano Utrilla}}
{{ANETextoEpigrafe

Menú de navegación